Los heroes no nacen, se hacen.

    • Fenix1n
      Fenix1n
      Bronce
      Registro: 01-27-2009 Artículos: 591
      Bueno, ya que este es el foro de Libros y demas, no he encontrado otro sitio mejor en el que compartir esta novelilla con ustedes. La ire copiando y pegando por capitulos cortos para que sea mas amena, pero el que se enganche tendra que sufrir xD .


      Es mas, este post es para ayudarme a releerla de nuevo y reescribirla por asi decirlo y de paso compartirla con ustedes. Tambien estoy dispuesto a aceptar ideas si la gente quiere participar, pero solo ideas, si no no tendria merito xD .

      Y como en toda historia que se aprecie, la mejor parte esta al final obviously.

      Sin mas aqui la teneis:

      --------------------------------------------------------------------------------------------------

      Prologo.

      Era tarde, la fina lluvia seguia callendo en la ciudad, un gato tira un cubo de basura... Si, todo parece estar en calma, los narkaryanos a estas horas suelen estar dormidos; pero hoy es diferente...

      - Mama, tengo miedo.
      - No te preocupes cariño.
      - ¿Donde esta papa?
      - Ha tenido que salir. Intenta dormir.

      Zumbidos constantes amargaban la dulce noche de Narkaryan, aun asi, el joven Zert consigue dormirse... Parecia que habian pasado segundos, cuando comenzo a escuchar los gritos. Explosiones a varios kilometros que se acercaban peligrosamente y zumbidos de motores tan ensordecedores como las propias explosiones. Tardo cuestion de unos minutos en percatarse de que su madre no estaba a su lado en la cama. Observo atento la habitacion, en otros tiempos tan segura como una fortaleza. Ahora no le parecia mas fuerte que la debil fortida, elemento descubierto hacia poco, 100 veces mas ligero que el aluminio y con una fuerza similar. Observo el cuadro que pinto hacia 2 años. El ya tenia sus flagantes 9 años. Si, la vida tranquila de un niño que va al parque a jugar con sus amigos, tranquilidad que se vio truncada esa misma noche...

      Silenciosamente baja al salon, pues escuchaba murmullos. Exacto, alli estaba su padre y su madre hablando. Estaba a punto de correr a abrazar a su padre, cuando de repente una explosion, un zumbido de algo pesado a su izquierda; la puerta habia salido volando como si se tratara de una simple pelota de beisbol. Oye gritos lejanamente, pues la explosion le habia sumergido en un vortice de pitidos agudos en ambos oidos.

      - ¡¡¡No!!!, mamaaaaaaaaa.......

      Solo tuvo el tiempo suficiente de ver el rostro del asesino de sus padres (antes de que...)


      -----------------------------------------

      P.D: Lo que veis entre parentesis, es como lo escribi originalmente, y ahora decido quitarlo.
  • 5 respuestas
    • Fenix1n
      Fenix1n
      Bronce
      Registro: 01-27-2009 Artículos: 591
      Otro dia de acostumbrada rutina.

      - ¡Tu! Aqui esta el desayuno, vamos, que no tengo todo el dia.

      Zert cogio el cuenco y el carcelero volco el "desayuno" en el cuenco.

      - Mis felicitaciones al chef, se ha superado...- dijo Zert.
      - Por cierto, tienes solo cinco minutos para acabartelo, debeis ir todos al patio...
      - ¿Que?... Genial, hablo solo...

      Zert se apresuro a acabarse el desayuno, el cual consistia en trocitos de pan flotando en el agua.
      Ocho años llevaba viviendo esta vida; contaba ya con 17 años y poseia un gran intelecto, destacaba bastante sobre el resto de prisioneros. Era un aguila de batalla. Pero por desgracia este aguila no tenia alas para echar a volar. Cuando tenia 9 años asesinaron a sus padres y le hicieron prisionero.
      Cinco minutos exactos pasaron cuando se abrio la puerta de su celda y alli estaba uno de los guardias para vigilarlo en su recorrido al patio.

      - Hola Erick
      - ¿Que tal Zert?- le respondio el guardia.
      - ¿Porque nos llevan al patio? ¿Que ha pasado?
      - No lo se, simplemente me han ordenado igual que a ti que estamos alli a las 09:00.
      - Veamos pues...

      Erick era joven, llevaba 4 años trabajando en la prision por obligacion. Apenas rozaba la veintena. En esos cuatro años siempre habia vigilado a Zert y se habian convertido en buenos amigos.

      Cuando llegaron al patio comprobaron que reinaba la confusion, tanto en prisioneros como en guardias. Zert noto que habia guardias extraños en lo alto de los muros, vestian completamente de negro y permanecian inmoviles como estatuas.

      - Me pregunto que hara aqui el cuerpo de elite...
      - ¿El que?- Zert habia oido hablar de ellos; un escalofrio recorrio su espalda- Me huele mal...
      - A mi tambien. Veamos que sucede...

      En el muro inmediatamente enfrente de ellos, aparecio el alcaide:

      - ¡SILENCIO! -No habia ni terminado de salir, cuando su voz retumbo en todo el patio- Bien, os hemos reunido aqui, para informaros de que la prision esta colapsada, sois demasiados, tanto guardias, que os dijimos que no os relacionarais socialmente con los presos, tanto como presos, algunos llevais aqui mas de 50 años...

      - Vaya cosa...
      - Permanece atento Erick, me da mala espina, la elite ha sacado las armas...

      - Por lo tanto, el consejo del imperio, ha aprobado que seais todos liberados. Enhorabuena, sois libres...

      Acto seguido los guardias apuntaron. No hizo falta que el alcaide gritara: ¡FUEGO!; para saber lo que se avecinaba.

      - Corre Zert, ¡sigueme!

      Consiguieron pasar la compuerta que se estaba cerrando, se lamentaban de no poder cerrar los oidos para no escuchar la masacre de afuera. Zert juro vengarse, muchos de los muertos eran amigos suyos, y todos habian sido asesinados por la orden de la misma persona que asesino a sus padres...
      Cruzaron infinidad de pasillos, hasta llegar a uno que poseia una rendija en un lateral. Erick la abrio, entro y Zert le siguio. Durante horas estubieron avanzando, unas veces de pie, otras agachados. Consiguieron llegar al final, salieron. La luz del sol les cegaba, eran las 13:00 horas. Se alegraron y se abrazaron... ¡¡¡eran libres!!!.

      Pero esa alegria se desvanecio, pues un estruendo les hizo estremecer el cuerpo entero...
    • deadbymetal
      deadbymetal
      Bronce
      Registro: 11-16-2007 Artículos: 6
      interezante, gracias
    • Fenix1n
      Fenix1n
      Bronce
      Registro: 01-27-2009 Artículos: 591
      El desgarro de la sangre

      - ¡¡¡FUEGO!!! - La voz ronca del capitan retumbo imperiosamente en las montañas.

      Soldados se debatian entre la vida y la muerte en el campo de batalla; otros, entre el miedo y el valor. Y es que no eran mas que jovenes muchachos que fueron entusiasmados a defender unos ideales, ideales de una vida en paz para su pueblo, y la guerra les arrebato el sueño. Mientras todo esto sucedia, entre la confusion, nadie se percato de dos figuras en el horizonte que temblaban a la luz distante del sol de la mañana. Sol que golpeaba aun con mas fuerza que los propios laseres enemigos...

      - Zert, ¡¡¡vamonos!!!
      - ¡¡¡Espera Erick!!!

      Mientras Erick se impacientaba, Zert miraba la batalla, algo le llamaba a ella, algo de dentro salia...

      - ¡¡¡Alto!!! ¿¡¿Quienes sois?!? ¿Que haceis aqui?. NO OS MOVAIS.

      Los esfuerzos de Erick se quedaban suspendidos en el aire, no era mas que una mosca debatiendose contra un leon.

      - Me llamo Zert, el es Erick. Sois... sois... ¿sois guardias de la prision?
      - Al contrario, captamos una señal de lo que iba a pasar, desgraciadamente llegamos tarde... Maldita sea - En ese momento el soldado disparo entre Zert y Erick, cuando se volvieron, vieron a un cuerpo que se desplomaba. -Bueno, Zert y Erick, contestadme: ¿quienes sois y que haceis aqui?
      - Conseguimos escapar de la masacre de la prision, escapamos por un tunel oculto de los que evitan que todo el edificio se inunde con las lluvias torrenciales.- dijo Erick.
      - Eh, ese escudo me suena bastante... ¿Os importaria decirme a que imperio sois sirvientes? - pregunto Zert.
      - Somos Narkaryanos- A Zert se le helo la sangre- Bueno, vamos, os llevaremos con nosotros, no pareceis peligrosos, careceis de armas y... por los humoristicos movimientos de lucha de vuestro amigo, parece que tambien os falta entrenamiento militar cuerpo a cuerpo, jajajaja.

      Una carcajada coreo la risa del capitan, incluso Erick se reia.

      Fueron a la nave de los Narkaryanos, pero por el camino no pudieron menos que contener las lagrimas de tantos caidos como habia. La inocencia de Zert se vio mas truncada aun. ¿Como podia existir tal magnitud de sed de sangre? ¿Que se ganaba sino la perdida de amigos y familiares?

      - Es terrible...
      - Realmente lo es...

      Embarcaron en el transporte, el cual tardo solo un par de minutos en ponerse en marcha. Mientras ascendian, Zert comprobo la magnitud de la masacre en la prision... Un campo de cuerpos y un mar de sangre que tendria cerca de un metro de profundidad. Le dieron arcadas pero se contuvo.

      - E...t...mos... m...sm...mo... f...rno

      Un mensaje de desesperacion resono en la cabina principal, apenas lo pudo escuchar Zert. pero noto el tono de voz. El miedo le recorrio el cuerpo. Erick estaba tranquilo, no habia oido nada.

      - ¡PREPARAOS!

      Cuando llegaron al espacio, Zert y Erick no podian creer lo que sus ojos estaban viendo...


      ------------------------------------


      PD: Si, me gustaba acabar dandole emocion xDDD. Probablemente me lo copiasen los guionistas de Lost y El Internado xD .
    • Fenix1n
      Fenix1n
      Bronce
      Registro: 01-27-2009 Artículos: 591
      Ultimas oportunidades

      Otra turbulencia posiblemente provocada por otro proyectil que paso cercano a la nave. Zert en el fondo tenia miedo, pero estaba maravillado ante tal espectaculo. ¿Era posible que la destruccion fuera preciosa?

      A su siniestra, Erick permanecia con la mirada fija en el suelo, lanzo otro suspiro, su miedo... era latente. Y no solo el suyo, la tripulacion compuesta por 147 personas, no podia menos que estremecerse a cada turbulencia, rezando, porque no fuese la ultima.

      Zert mantuvo la mirada fija en el capitan, el cual, le sonrio afablemente. Pero era una sonrisa tensa. A pesar de que su cara fuese un compuesto de cicatrices, y de que poseyera un cuerpo con pinta de romper los huesos de aquella mano que se atreviese a pegarle un puñetazo. Si, detras de esos ojos negros, Zert veia miedo.

      - ¡Abrochaos los cinturones chicos!.

      Por fin embarcaban en la nave nodriza. El hangar era enorme, y un comite de unas 300 personas les recibieron aliviados. Tenian la misma constitucion que Zert: altos, alrededor de 1,80; ojos de color oscuro y una piel morena. Si, era su pueblo.

      Zert miro a Erick:

      - Ermm...
      - ¿Si? - pregunto Erick.
      - No nada, dejalo, tonterias mias, jeje.

      Erick le miro extrañado, pero se resigno en averiguar que se le pasaba por la cabeza a su amigo, al fin y al cabo, ¡que demonios!, estaban a salvo.

      - Acompañadme al puente los dos.
      - Si, capitan- contestaron al unisono.

      El puente era una sala de tamaño medio, de unos 50 metros cuadrados. En un lateral habia un panel que no dejaba de escribir numeros en su pantalla. Zert supuso que eran las coordenadas de los disparos. Al frente, en el techo, en una pantalla enorme, se divisaban muchas pequeñas ventanas. Y en el centro la cara de alguien.

      - Alferez, ¿que ocurre?
      - Capitan, nuestra nave ha sido dañada, ¿hay sitio para la tripulacion en vuestra nave?
      - Por supuesto, ten mucho cuidado...

      - Capitan - parecia el piloto, pero era diferente, mas bajo de lo normal y con el pelo con el color del mismo fuego.
      - ¡¡Que ocurre!!
      - Nos ganan terreno.
      - Ordena la retirada.

      El hombre bajito habia comenzado a hablar por el microfono cuando de repente...:

      - ¡¡Esperad!!
      - ¿Que ocurre Zert?
      - No he podido evitar observar que el flanco derecho suyo carece de proteccion, opino que tendriamos alguna oportunidad si hacemos un amago de retirada, nos replegamos y le atacamos por dicho flanco con las naves mas potentes, mientras las demas naves se dedican a lanz... ¡Ahhhh!- Un proyectil habia alcanzado la nave y habia perdido el equilibrio golpeandose contra la mesa- a lanzar rafagas rapidas.
      - Es una locura
      - Es nuestra unica oportunidad...
      - ¡De acuerdo!

      En ese momento la nave informada de que un transporte se disponia a entrar en el hangar.

      - Menos mal que ya ha llegado el Alferez...
    • Fenix1n
      Fenix1n
      Bronce
      Registro: 01-27-2009 Artículos: 591
      Pasado de tuerca

      La alarma de la nave comenzo a sonar con fuerza.

      - ¿Que demonios pasa ahora? - pregunto el capitan.
      - Señor, el... el... viene del hangar...
      - ¿¡¿QUE?!?
      - Hay... hay problemas...
      - Charlie, acompañame, vamos a ver que pasa. Traete a todo el personal que pueda. Zert, dirige tu el ataque contra estos demonios... Erick, cubrele las espaldas.

      Un "Si, señor" retumbo en la sala con la voz de todos los presentes.

      El capitan llego al hangar con un grupo de 193 soldados entre los que constaba charlie, su guardia personal, no hace mucha falta explicar su apariencia, solo unos rasgos en la cara le distinguen practicamente de los demas Narkaryanos. Era una persona mas bien callada, y un aguerrido combatiente. Sin duda alguna, un buen fichaje.

      Nada mas llegar, vio que una nave transporte de soldados habia arrivado en el hangar y otra deseaba entrar...

      La que ya habia entrado poseia el color de la sangre y era de un tamaño como una cuarta parte menor que la de los Narkaryanos. Nadie entendia nada. Hasta que vieron el escudo de un aguila cruzada por un hacha y una espada. ¡Era el simbolo enemigo!. Se percato el capitan de que la otra nave era la del Alferez. Estaban en serio peligro...

      Mientras aun permanecian de pie, preguntandose que haria esa nave en su hangar, se abrieron las compuertas, y antes de que pudieran reaccionar, solo pudieron ver una luz potente que les hacia perder la nocion de lo que pasaba. Dolian los ojos... mucho...

      - ¡Cegadoras! - grito un soldado.

      En ese momento el enemigo lanzo la primera rafaga de disparos, cayendo con ellos 13 soldados.

      - ¡Maldicion! - dijo el capitan - Atacad al puente, lanzar un par de granadas al interior con 2 segundos de retraso, y por dios... ayudar a aterrizar al Alferez.

      En ese momento temblo la nave, haciendo que la nave enemiga se moviese tirando al suelo a todos los ocupantes enemigos. Antes de que pudieran reaccionar, habian penetrado en su nave los Narkaryanos. 56 aguerridos hombres y mujeres arrasaron en ese momento con los enemigos, salvando al Alferez... Pero a que precio... Antes de que el ultimo enemigo cayera. La nave se cerro, y expulso un gas que mato a todos los Narkaryanos que entraron.

      El Alferez por fin consigue aterrizar.

      Mientras en el puente, el "mando" de Zert en el ataque estaba siendo un exito. Las naves potentes recibian impactos, y lanzaban rafagas tan potentes que nada podia pararlas.
      Las naves medias y menores tambien hacian estragos, atacaban los puntos debiles sin sufrir apenas perdidas gracias a la velocidad de esta.

      Cuando el capitan llego al puente. Despues de hacer balance dijo:

      - Señores... en este triste dia hemos perdido hermanos, pero hemos visto como nace un heroe.
      Pongamos rumbo a casa para guardar luto por los caidos y celebrar que dos hermanos inician su viaje con nosotros...

      Y las naves encendieron motores rumbo a Narkaryan.

      --------------------------------------------

      La conversacion privada

      - Si señor, es el sin duda.
      - ¿Estas completamente seguro?
      - Completamente.
      - Esperemos que no te equivoques y que de verdad sea el.
      - Le repito que estoy seguro de que es el.
      - De acuerdo.
      - ¿Cuales son sus ordenes?
      - Sigue observandolo. Veremos como actua. Mantenme informado de cualquier indicio o novedad.
      - De acuerdo.
      - ¿Has ido a la tumba de mi mujer?
      - Si, señor.
      - Has realizado el encargo que te pedi.
      - Si, señor.
      - Gracias.
      - No hay de que.
      - Recuerda, protegele y mantenle con vida.
      - Si, si, mis espias le vigilan, mis servidores le sirven, y mis guardaespaldas le protegen en secreto.
      - Perfecto.
      - Otra cosa: Que no te descubra.
      - Sinceramente señor, opino que esa frase sobraba.
      - Ya sabes... mas vale prevenir... Ha estado mucho tiempo fuera.
      - La verdad que si, señor... Erm... mmm... Señor, estoy recordando... Un segundo- A los 2 minutos regresa con un papel- Observe atentamente.
      - ¡¡¡IMPOSIBLE!!! ¿¡¿Quien es?!?
      - Siento decirle que desconozco ese dato. Seguire investigando. Le mando lo que llevamos por ahora.
      - Lo ojeare personalmente...
      - ¿Algo mas, señor?
      - Has realizado un gran trabajo; por ahora nada; pero sigue atento a mis ordenes.
      - Siempre fue y siempre sera asi, señor. Cambio y corto.
      - Cambio y corto...

      ----------------------------------------


      El futuro nos espera

      - Siempre fue, y siempre sera asi, señor. Cambio y corto.
      - Cambio y corto... corto... corto..

      Zert se desperto sudando a pesar de que la temperatura era de un tactil agradable. Unos 24º de temperatura inundaba el planeta. Zert se bajo de la cama y contemplo su habitacion; era una habitacion pintada en un tono amarillo fuerte, la cama era de 200x150; los restos de la cena de la noche anterior permanecian aun en la mesa. Su ropa habia sido cuidadosamente doblada. Pensaba que esa habitacion era como una fortaleza comparada con su prision de tantos años. Un zumbido rasgo el aire y le estremecio con un escalofrio. Se percato de que era una mosca.

      - Maldita sea Zert, no imagines estupideces - se dijo a si mismo.

      Se concentro en el sueño, sabia que habia soñado, pero... ¿que?. Solo recordaba las ultimas palabras que se alargaban en el tiempo como si fuera vacio.

      - "Basta de estupideces" - penso.

      Eran las 5:43 am. Un poco temprano para bajar, pero no tenia sueño, asi que opto por contemplar el paisaje desde la ventana. El jardin era enorme. Figuras recortadas a lo largo de el en el seto, hacian que pareciese que el jardin estaba lleno de vida, incluso que poseia vida propia. Se quedo un rato observando como dos perros perseguian a un gato. Pero algo le helo la sangre. Llevaba notando como si le observaran desde hacia unos minutos. Pero hasta entonces, no lo vio. Dos ojos ambarinos observaban desde el seto. El extraño ser parecio percatarse de que le habian descubierto, porque desaparecio...

      ¡Toc, toc, toc!

      - Zert, ¿estas despierto? - dijo una voz casi en un susurro desde el otro lado de la puerta.
      - Si Erick. Pasa.
      - Oye tio, he tenido un sueño muy pero que muy raro...
      - ¿Una conversacion entre dos voces?
      - ¡Exacto! ¿Tu tambien lo has tenido?
      - Si
      - ¿Quienes seran?
      - No lo se, pero lo que si se es que me sonaban las 2... En fin, ya son mas de las 6. ¿Bajamos?
      - Pensaba que no lo dirias nunca.

      Cuando llegaron abajo y entraron en el salon, se sentaron en el sofa. Poco despues aparecio el capitan.

      - Hey chicos ¿Ya estais despiertos?
      - Llevamos un rato.
      - Pues desayunemos. El emperador quiere veros a medio dia.
      - ¿El... el... el emperador?
      - Si, ¿que esperabais despues de vuestra heroica actuacion en la nave?
      - ¡De acuerdo!
      - La heroicidad solo la realizo Zert, no yo...
      - Erick, todos los de la nave actuamos heroicamente, y yo necesitaba el apoyo que tu me diste mas que las propias naves.
      - ¿En serio?
      - Por supuesto
      - Bueno chicos, vamos a dar un paseo hasta medio dia. El futuro nos espera.

      ---------------------------------------------


      En el mercado

      - ¡Erick, Erick! ¿¡¿Habias visto alguna vez algo parecido?!?

      Zert mostraba un entusiasmo infantil en cada puesto. Y es que no se le podia reprochar, despues de todo lo que habia vivido, todo era nuevo para el.

      - ¿Que es eso?
      - Es karwata, un animal que se caza en el otro extremo del planeta, su carne es deliciosa, luego comereis un poco, seguro que os gusta. - dijo el capitan.
      - ¡Eh, Zert! Mira... - le susurro Erick.

      Donde Erick señalaba habia una estatua. Pero parecia viva... Y era enorme, de unos 2,10 de altura, y teanian un color de piel entre grisaceo y marron. Sus extremidades acababan en unas garras que por el aspecto podian cortar a un hombre por la mitad sin ningun problema.

      - Sigamos moviendonos chicos.

      Siguieron avanzando por el mercado, parandose muy de cuando en cuando por el entusiasmo de Zert y Erick.

      Al cabo de un rato, llegaron a la zona de las joyas. Diamantes, formitas, y tronmitas como puños abundaban en los puestos de piedras preciosas. Vieron como un hombre se permitio el coger unas cuantas y salir corriendo...

      En ese momento el capitan vio a Erick en accion. Era rapido como una gacela. De las personas mas rapidas que haya visto. Aprisiono al ladron contra el suelo en apenas unos segundos a pesar de que les sacaba una distancia medianamente considerable.

      - "Interesante" - penso el capitan.
      - Gracias, muchas gracias muchacho. - la tenderera casi llora de alegria cuando Erick rescato su carisimo tesoro arrebatado.
      - No hay de que.
      - ¡Erick, has estado increible!
      - Si muchacho, de lo mejorcito que he visto si te digo la verdad.
      - Tomad esto en agradecimiento. - dijo la tenderera.
      - ¡Vaya! ¡¡¡Gracias!!!

      Les dio a cada uno un colgante con una piedra rojo sangre incrustada. Eran de formita.

      - Bueno chicos, ya es medio dia. Es hora de ir a ver al emperador...

      --------------------------------------------

      En el palacio

      Zert y Erick casi se caen de espaldas. Habian llegado a un edificio tan enorme que parecia que ocupaba todo el planeta. Sus paredes eran de marmol. Pero era un marmol especial. Las transformaciones quimicas y los avances de la cienca, habian permitido y logrado crear una especia de aleacion de marmol y oro. Duro y blanco como el marmol y brillante como el oro.

      Unas puertas de unos 3 metros y medio de altura de madera de roble se abrieron. Al cruzarlas se percato Zert de que una gruesa plancha de acero se ocultaba bajo el suelo en una abertura.
      El Hall principal era enorme, y el techo se alzaba a una altura de lo que Zert supuso 5 metros.

      No tardo en averiguar del porque de tales magnitudes de alturas. El Hall estaba repleto de estatuas como las que habia en el mercado, incluso habia alguna mas grande. Tambien se percato de que no habia 2 estatuas iguales. Y lo mas escalofriante... Tenia la sensacion de que le observaban...

      - Es la flor y nata de la guardia imperial. -dijo el capitan.
      - ¿No son estatuas?
      - No, su disciplina hace que parezcan estatuas, pero son seres creados y entrenados con el fin de proteger al emperador. Ningun humano a sobrevivido a un ataque de ellos.
      - ¿Y si se rebelan? -pregunto Erick.
      - Ya hay planes por si eso ocurre, en cualquier caso, son los seres mas leales que existen, y solo serviran a los Narkaryanos puesto que fuimos quienes las creamos.

      Zert vio a alguien corriendo. Oian que gritaban lejanamente "al ladron". Cuando fue a pasar entre las estatuas, una de esta le asesto un golpe con la garra cerrada como si fuera un puño. El ladron alcanzo minimo los 3 metros de altura y llego a 6 metros de distancia. No pudo menos que sentir un escalofrio ante lo que habia vivido. Erick estaba palido.

      - ¿Vamos, muchachos?
      - De acuerdo.

      De las tres bifurcaciones que habia en el Hall, fueron por la del medio. Avanzaron a la siguiente camara. Era un pasillo que llevaba a otra sala. En una de las paredes habia una hermosa espada. A pesar de que le hubiera gustado quedarse observandola, decidieron avanzar a la siguiente sala. La siguiente sala era de un tamaño menor que el Hall. Pero tambien impactaban sus dimensiones. En esta sala habia multitud de asientos, supuso que seria algo parecido a una sala de espera.

      - ¿Les s¡rvo algo? -pregunto una guapa muchacha que habia en una especia de minibar a la izquierda.
      - No, gracias, ¿quereis algo chicos?
      - No -respondieron al unisono.

      Se abrieron las puertas que tenian enfrente. Aparecio un hombre encapuchado. Cuando hablo, lo hizo con una voz tan fria, como la de un muerto, que Zert y Erick sintieron un escalofrio.

      - El emperador les espera.

      Avanzaron a la siguiente sala. Tenia varias columnas del mismo material que la fachada del edificio. En el centro una larga alfombra roja con los bordes dorados. El trono estaba rodeado de guardias Narkaryanos. Dos guardias de elite custodiaban la puerta. El emperador estaba de espaldas a ellos. Tenia una larga capa negra purpurada. Parecia de terciopelo.

      - Bienvenidos a mi morada caballeros. -A Zert le parecia familiar la voz del emperador... pero no podia ser...
      - Estos son Zert y Erick señor emperador. -dijo el capitan.

      Cuando el emperador se dio la vuelta para observarlos, Zert se quedo paralizado. Y Erick tambien...

      ------------------------------------


      Los hijos del emperador.

      - ¡Esto es imposible! -grito Erick.
      - ¡Yo te vi morir! -dijo a su vez Zert.

      Era una situacion incomoda, Zert y Erick no entendian que estaba ocurriendo y su confusion iba en aumento. El capitan permanecia atras, lejos de la escena.

      - Zert, Erick, os voy a contar la historia del porque todo lo que habeis vivido; primero la tuya Erick pues eres el mayor:
      Hace cuestion de 20 años, conseguimos que tu madre se quedara embarazada, nos habia costado mucho conseguirlo y yo y tu madre, junto con el resto del planeta estabamos como en una nube. Todo iba viento en popa y ademas, por fin, habia descendencia real. Pero cuando tenias 3 años algo inesperado ocurrio.
      >> Teniamos de aliados a los Nefrodyanos, es mas, las dos culturas estaban integradas la una en la otra, era tan comun ver a un nefrodyano como a un narkaryano. Inepto de mi, uno se fue ganando mi confianza, le hice primero mi guardaespaldas, y mas tarde llego a ser mi consejero, y ganando mas puestos. Un dia, por desgracia le deje cuidandote una noche que tu madre y yo teniamos una reunion en la embajada. No habia que temer a simple vista. Pero cuando llegamos... Habia desaparecido, y tu con el... Estabamos asolados, y por supuesto las relaciones con los nefrodyanos se enrarecio y cayo en picado. Todo esto ocurrio cuando tenias 3 años.
      >> Un par de meses mas tarde, tu madre volvio a quedarse embarazada. Otro golpe de felicidad. Todo iba bien y el niño nacio sano. Decidimos llamarle Zert. Le cuidamos lo mejor que pudimos, lejos del palacio, como un niño normal y corriente en una familia normal, pero cuando Zert contaba con 7 años estallo una guerra entre Nefrodyanos y Narkaryanos... Un año despues... Decidimos esconderte con nuestros dobles. Era perfecto, o eso creiamos... Algun traidor le dijo tu localizacion a los nefrodyanos y te secuestraron matando a nuestros dobles. Durante años os buscamos, y estuvimos atentos a todos los mensajes que interceptabamos, y hace poco acertamos de pleno. El emperador de los nefrodyanos le mandaba un mensaje a su mano derecha, el alcaide y vuestro secuestrador, general de sus ejercitos, que debia aniquilar a todos los prisioneros y los guardias con la idea, de mataros a vosotros dos.
      -Asi que decidimos ponernos manos a la obra rapidamente, en menos de 24 horas conseguimos preparar las naves y los soldados y partimos hacia el planeta-prision. -el capitan habia comenzado a hablar- Rezabamos por llegar puntuales y que no fuera demasiado tarde. En poco tiempo logramos llegar al planeta, pero cuando vimos que el patio de la prision estaba atestado a muertos... se nos cayo el alma a los pies. Aun asi no perdimos la esperanza y decidimos mandar patrullas a buscar. Por suerte di con vosotros y ahi conoceis el resto de la historia.
      - Erick, de lo que si me acuerdo, que aunque hermanos, cada uno destacabais en algo diferente -habia vuelto a hablar el emperador- Tu eras especialmente rapido y fuerte, empezaste a andar muy rapido. Espero que mis suposiciones fueran ciertas. Y Zert le pude conocer mejor, era bastante inteligente y era especialmente habil en las tareas de estrategia.
      - Es por eso que decidi ponerte al mando de las naves alli en el espacio, era para comprobar si efectivamente eras tu -volvia a hablar el capitan- y Erick ya hemos visto antes sus habilidades.

      Zert y Erick estaban pasmados, ¿era un sueño? Un golpe sordo de una puerta al abrirse les saco a todos de sus cavilaciones. Era Charlie.

      - Cap...itan... nav...es...
      - Descansa muchacho, vienes asfixiado, ¿que ocurre?
      - Capitan, naves nefrodyanas se acercan al planeta, y no precisamente pocas y pequeñas -consiguio decir un minuto mas tarde...

      ----------------------------------------------


      Los preparativos

      - Vamos no hay tiempo que perder.

      Iban lo mas rapido que sus piernas les permitian hacia los hangares. Habian cruzado ya el mercado y cada vez se podian ver con mas claridad los puntitos estampados en el cielo que indicaban que las naves estaban alli... Y que cada vez habia mas. A pesar de todo intentaron controlar la calma de la multitud. Zert lo habia propuesto asi y decidieron hacerlo asi. Las defensas habian sido desactivadas momentaneamente mientras se colocaban en los puntos estrategicos. Se montaron en un aero-deslizador para llegar antes al hangar. Al llegar vieron el miedo, pero a la vez emocion reflejados en los rostros de los soldados. Algunos veteranos con cicatrices que parecian que mas que formar parte del rostro, lo construian. Otros novatos deseosos de realizar un acto heroico por el planeta, para defender a su pueblo.

      - Zert, yo me quedo contigo... hermano... Necesitaras a alguien rapido por si deciden venir a tierra.
      - Erick, sabes que mi estancia en tierra sera corta.
      - Lo se, pero aun asi, preferiria luchar a tu lado codo con codo.
      - Como quieras...

      Y asi lo decidieron. Cuando las naves plateadas encendieron los motores para calentarlos, esperando ordenes, Zert y Erick regresaron rapido al aero-deslizador. Las naves irian ocultas hacia el espacio. La idea era pillarles por sorpresa para tener mas oportunidades. Asi que regresaron lo mas rapido que pudieron a los puestos de defensas. Permanecerian desactivadas hasta que las naves Narkaryanas saliesen fuera de la atmosfera. Si algo tenian de especial es que las naves narkaryanas eran famosas porque a la luz del sol las naves eran dificiles de ver por un ojo humano ya que cegaban la vista de estos. Algo que Zert supo aprovechar, ya que si hubieran atacado a pleno sol de dia como era en ese momento, los Nefrodyanos verian las naves de lejos y se prepararian.

      - Hemos interceptado un mensaje.
      - Señor.........rece... no hay.... vida...ro....bemos....q.....stan.....hi....
      - Perfecto, todo marcha. Capitan, mande ordenes a las plantas solares, que replieguen los paneles y esperen ordenes.
      - De acuerdo muchacho.
      - Padre...
      - A por ellos hijos mios... Estare junto con vosotros en la batalla, y no me mireis asi...

      Eran las 14:20 del duodecimo dia del septimo mes. Y los transportes nefrodyanos comenzaron a descender en el punto que habian previsto. Y Zert, Erick, el emperador, Charlie, el capitan, y una pequeña tropa de unos 400 hombres...

      - Llegaran en pocos minutos...
      - Padre, ¿porque nos atacan?.
      - Para intentar matarte y para intentar rescatar al hijo de su emperador...