La mejor (pero más inútil) máquina del mundo