Omaha y la varianza en pocas manos