historia de poker

    • blag19
      blag19
      Bronce
      Registro: 07-15-2008 Artículos: 465
      Las siguientes líneas las escribí cuando empezaba a jugar poker con mis amigos. Ya saben... todos tienen una mano favorita. De broma en broma decíamos que Q2 era una mano fuerte, y sorpresas nos llevabamos al descubrir que hacían buen par y armaban buenas manos en el river; esos bad bets que di a mis amigos, y que ellos mismos me dieron con Q2 me inspiraron para escribir lo siguiente. Es tal cual lo escribí originalmente, ahora que sé más términos podría modificarlo... Ojalá comenten...

      El jugador sabía lo que eso significaba, era una posible flor, y al ver dos diamantes en el centro dio un respingo para sí mismo. No le gustaba las “manos” que se ganaban con flor, le parecía de lo más simple, prefería un simple par de damas que cinco cartas con la mismo figura. Y ahí estaban esos diamantes rojos, el cinco que simulaba, o al menos en ese momento el jugador así lo veía, una cara de payaso riéndose de su suerte, y el dos de diamantes, una de sus cartas favoritas (no por el diamante), la tercera carta que completó el flop fue la jota de picas. El jugador no vio las cartas que tenía en su mano, las conocía perfectamente ya que era su par de cartas favoritas, siempre le ayudaban a ganar sin embargo en este momento hubiese preferido tener una jota que cualquiera de ellas, y para aumentar la circulación en sus venas estaban esos dos diamantes en el centro. Dejando a un lado las emociones y el repudio que sentía sobre la posible flor y eliminando por completo el deseo de tener una jota, el jugador hizo ALL IN mostrando sus cartas antes que alguien siquiera igualara su apuesta o retirara su mano. En la mesa cayeron boca arriba la dama de corazones rojos y el dos de trébol negro. Los jugadores en la mesa se sobresaltaron al ver las cartas boca arriba, quien estaba a su izquierda dejó caer sus cartas boca abajo anunciando que se retiraba, el siguiente hizo lo mismo, el siguiente separó $5,275,000.00 e igualó la apuesta con una sonrisa en la boca; el último jugador solamente poseía $1,000,000.00, y pensó por 10 segundos si ir con todo lo que tenía o esperar una mejor mano... pero era una posible flor... así que igualó. El jugador mantenía la seriedad que lo caracterizaba, pero no pudo dejar de esbozar una leve sonrisa cuando vio la mano de los jugadores que le había igualado su apuesta. Quien había jugado su ALL IN al igual que él, mostró el as y la jota de diamantes, y el primero que le igualó su apuesta dejó caer la jota de trébol y la jota de corazones. El turn se destapó y mostró una carta que el jugador ya esperaba, la dama de diamantes, claro que no sabía que sería de diamantes de lo único que estaba seguro es que sería una dama. Como dos de los tres que habían jugado esta mano estaban en ALL IN el crupier golpeó la mesa con el puño cerrado dos veces, quemó una carta de arriba del deck y mostró la quinta y última carta posible, la dama del trébol negro. El jugador solamente bajo la cabeza, y dijo algo inaudible para los demás. Cuando alzó la vista la persona a su derecha se levantaba furioso pues su “flor” había sido vencida, y le había costaba el lugar en la mesa. El jugador acomodó sus fichas en montones de 130,000, y respiró, pues se le había olvidaba hacerlo en espera de las damas o los doces que siempre salían cuando el tenía esa pareja al inicio de su mano. El juego siguió pero como líder en fichas de la mesa, resultó mucho más sencillo ganar el torneo.

      Giovanni Hernández,
  • 2 respuestas