Yo sabia que perdía, pero ¿y el otro?