Sobre las manos erroneas de Party del martes 13 (tenia que ser)