Libro Emoción Revelada Paul Ekman

    • BuhoblancoDa
      BuhoblancoDa
      Bronce
      Registro: 11-25-2013 Artículos: 784
      Paso a comentarles algo de este libro, Emoción revelada, no tiene nada que ver con el poker directamente, pero es el libro perfecto para todo jugador de poker, tiene toda la teoría emocional de Paul Ekman, el como leer emociones en los demás a partir de sus expresiones faciales, y como controlar nuestras propias emociones y reconocerlas a traves de técnicas como el Mindfullnes, es uno de los mejores libros respecto a manejo emocional y lectura de las expresiones facilales en los otros, tiene muchos usos, entre ellos el poker. El libro solo se consigue en ingles como "Emotion Revealed-Paul Ekman" Sin embargo yo mismo realice una traducción que estoy valorando en 15$. Si a alguien le interesa solo es necesario que me escriba o se contacte a mi facebook Dann Angel o por Skype DannAngelBB. Por ahora les dejare la introducción del libro para que vean de que va. :nh
      :diamond: :diamond: :diamond: :diamond: :diamond: :diamond: :diamond: :diamond: :diamond: :diamond: :diamond: :diamond:

      Las emociones determinan la calidad de nuestras vidas. Se producen en todas las relaciones que nos importan – En nuestro lugar de trabajo, nuestras amistades, en la relación con los miembros de nuestra familia y nuestras relaciones más íntimas. Ellas pueden salvar nuestras vidas, pero también puede ocasionar daños reales. Pueden llevarnos a actuar de una manera que nos parezca realista y adecuada, pero las emociones también pueden llevarnos a actuar de una manera que lamentemos muchísimo después.
      Si su jefe criticara el informe que pensó que tendría que elogiar, ¿podría usted reaccionar con miedo y volverse sumiso en lugar de defender su trabajo? ¿Eso le protegería de un daño mayor, o puede que no haya comprendido lo que estaba haciendo? ¿Podría esconder lo que estaba sintiendo y “actuar profesionalmente”? ¿Por qué su jefe sonreía cuando empezó a hablar? ¿Podría estar considerando la posibilidad de masticarte hacia afuera o podría ser una sonrisa de vergüenza? ¿Podría su sonrisa tener la intención de tranquilizarlo? ¿Son todas las sonrisas iguales?
      Si va a confrontar a su esposo con el hallazgo de que ha hecho una gran compra que no consulto con usted, ¿podría saber si fue miedo o asco lo que mostraba, o si estaba sacando la cara que muestra cuando está esperando lo que él llama “tu comportamiento emocional excesivo”? ¿Siente emociones de la misma manera como él lo hace, de la misma forma en que otras personas lo hacen? Usted se pone molesto, asustado o triste sobre asuntos que no parecen molestar a los demás, y ¿hay algo que podamos hacer al respecto?

      ¿Se molestaría si fuera a escuchar llegar a su hija de dieciséis años de edad llegar dos horas después de un toque de queda? Que podría desencadenar la ira: ¿Seria el miedo que sentía cada vez que veía el reloj y se daba cuenta de que no había llamado para decirle que llegaría tarde, o las horas de sueño que perdía mientras esperaba que llegara a casa? A la mañana siguiente cuando hablaste con ella sobre eso ¿Podrías controlar tu ira tan bien que logres hacerla pensar que en realidad no te preocupaste por el toque de queda iba a ver la ira reprimida y ponerse a la defensiva? ¿Podría reconocer la expresión de su cara si ella se encontraba avergonzada, culpable o un poco más desafiante?
      He escrito este libro para dar respuesta a estas preguntas. Mi objetivo es ayudar a los lectores a comprender y mejorar su vida emocional. Todavía me sorprende que hasta hace muy poco tiempo nosotros – los científicos y laicos- supiéramos tan poco sobre las emociones, teniendo en cuenta su importancia en nuestras vidas. Pero está en la naturaleza de las emociones en si el que no conociéramos plenamente como las emociones influyen en nosotros y como reconocer las señales en nosotros mismos y en los demás, todos estos asuntos los explico en este libro.
      Las emociones pueden y a menudo lo hacen, iniciar muy rápidamente, tan rápido, de hecho, que nuestro yo consciente no participa ni siquiera en presenciar lo que en nuestra mente provoca una emoción en un momento determinado. Esta velocidad puede salvar nuestra vida si ocurriese una emergencia, pero también pueden arruinar nuestra vida si reaccionamos exageradamente. No tenemos mucho control acerca de las razones por las que nos emocionamos, pero es posible, aunque no fácil, hacer algunos cambios en lo que desencadena nuestras emociones y así mismo en cómo nos comportamos cuando nos emocionamos.
      He estado estudiando las emociones por más de cuarenta años, centrándome principalmente en la expresión y, más reciente en la fisiología de la emoción, He examinado pacientes psiquiátricos, personas normales, adultos y algunos niños, en este país y en muchos otros

      países, cuando reaccionan, no reaccionan, reaccionan inapropiadamente, mienten y dicen la verdad. El capítulo 1, “Emociones a través de las culturas”, describe esta investigación, la plataforma desde la que hablo.
      En el Capítulo 2, hago la pregunta: ¿Por qué nos emocionamos, cuando lo hacemos?, si vamos a cambiar sobre el tema por el que nos emocionamos, debemos saber la respuesta a esta pregunta. ¿Qué provoca cada una de nuestras emociones? ¿Podemos quitar un desencadenador particular? Si nuestra pareja nos dice que estamos tomando el camino más largo para llegar a nuestro destino, molestia o incluso ira pueden hervir dentro de nosotros, por ser dirigidos y haber sido criticados en nuestra visión para conducir. ¿Por qué no podemos aceptar la información sin emocionarnos? ¿Por qué llega a nosotros? ¿Podemos cambiar para que estos asuntos menores no causes estas emociones? De estos temas se trata el capítulo 2 “¿Cuándo y cómo llegamos a ser emocionales?”
      En el Capítulo 3 Explico cómo y cuándo podemos cambiar aquello que nos emociona. El primer paso es identificar los factores desencadenantes de emociones importantes que nos lleva a actuar de manera que posteriormente lamentamos. También debemos ser capaces de identificar si un desencadenador particular puede ser resistente al cambio o por el contrario se debilitara fácilmente. No vamos a tener éxito siempre, pero podemos, atreves de la comprensión de cómo los desencadenadores emocionales se estabilizan, tener una oportunidad de cambiar las razones por las cuales nos emocionamos.
      En el Capítulo 4, explico cómo nuestras respuestas emocionales – nuestras expresiones, acciones y pensamientos – están organizadas. ¿Podemos manejar la irritación para que no se muestre en nuestra voz o en nuestra cara? ¿Por qué a veces sentimos como si nuestras emociones parecieran un tren fuera de control y como si no tuviéramos control sobre ellas? No tenemos una oportunidad a menos de que podamos llegar a ser conscientes de que estamos actuando emocionalmente, muy a menudo no nos damos cuenta hasta que alguien se opone a lo

      que hemos hecho o hasta que reflexionamos más tarde. El capítulo 4 explica cómo podemos estar más atentos respecto a nuestras emociones, como ya las tenemos nos brinda una oportunidad de actuar emocionalmente de una manera constructiva.
      Con fin de reducir los episodios emocionales destructivos y mejorar los episodios emocionales constructivos, tenemos que conocer la historia de cada emoción, sobre que trata cada emoción. Aprendiendo los factores desencadenantes para cada emoción, los que compartimos con los demás y los que son únicamente nuestros, podemos ser capaces de disminuir su impacto, o por lo menos aprender porque algunos de los desencadenantes emocionales son tan poderosos que se resisten a cualquier intento de disminuir su control sobre nuestras vidas. Cada emoción también genera un patrón único de sensaciones en nuestro cuerpo. Al volvernos más familiares con estas sensaciones, podemos tomar conciencia temprano de nuestras respuestas emocionales, por lo que tenemos la oportunidad de elegir si queremos seguir adelante o interferir en la emoción.
      Cada emoción tiene señales únicas , siendo las más identificables aquellas que se encuentran en la cara y en la voz. Todavía hay mucha investigación por realizar respecto a las señales emocionales vocales, pero las fotografías proporcionadas en los capítulos sobre cada emoción muestran las más sutiles expresiones faciales fáciles de dejar de lado, esas señales de que una emoción está iniciando o siendo suprimida. Con la capacidad de identificar las emociones desde el principio, podemos estar en mejores condiciones para hacer frente a las personas en una variedad de situaciones y así mismo mejorar nuestras propias respuestas emocionales a lo que están sintiendo.
      Capítulos separados describen la tristeza y la angustia (Capitulo 5), la ira (Capitulo 6), la sorpresa y el miedo (Capitulo 7), el asco y el desprecio (capitulo 8), y muchos tipos de ejercicios (Capitulo 9), con secciones que abarcan:

       Los desencadenantes específicos más comunes para cada emoción.
       La función de cada emoción, como nos sirve y como puede meternos en problemas.
       Como la emoción está implicada en los trastornos mentales.
       Ejercicios que mejoren la conciencia del lector de las sensaciones del cuerpo implicadas en las emociones, lo que aumenta la posibilidad de que los lectores puedan elegir como actuar cuando están emocionados.
       Fotografías de los signos sutiles de las emociones en los demás, lo que permitirá que los lectores sean más conscientes respecto a cómo se sienten los demás.
       Una explicación de cómo utilizar esta información acerca de lo que los demás están sintiendo en las relaciones de trabajo, en su familia y con sus amistades.
      En el Anexo se ofrece una prueba que se puede tomar antes de leer este libro, para saber que tan buenos son para reconocer expresiones faciales sutiles. Es posible que quiera volver a tomar la prueba cuando termine el libro para ver si ha mejorado.
      Usted podría preguntarse por qué una de las emociones por las que siente curiosidad por conocer no aparece en este libro. He elegido para describir las emociones que conocemos que son universales, experimentadas por todos los seres humanos. La vergüenza, la culpa, la pena son probablemente universales, pero me he centrado más bien en las emociones que tiene expresiones universales claras. Discuto el amor en el capítulo sobre las emociones agradables, la violencia, el odio y los celos en el capítulo sobre la ira.
      La ciencia sigue profundizando en la manera en que cada uno de nosotros experimenta las emociones – porque algunos de nosotros tenemos experiencias emocionales más intensas, o tendemos a emocionarnos rápidamente – y concluyo el libro con lo que nosotros estamos aprendiendo, lo que podemos aprender y como puede utilizar esta información en su propia vida.

      Es difícil subestimar la importancia de las emociones en nuestra vida. Mi mentor, el fallecido Silvan Tomkins, dijo que las emociones son lo que motiva nuestras vidas. Organizamos nuestras vidas para maximizar las experiencias emocionales positivas y minimizar las experiencias emocionales negativas. No siempre tenemos éxito, pero eso es lo que tratamos de hacer. Afirmo que las emociones motivan todas las decisiones importantes que tomamos. Escribiendo en 1962, una época en la que las emociones fueron totalmente desatendidas por las ciencias del comportamiento. Silvan exagera el asunto, por que sin duda puede haber otros motivos. Pero las emociones son importantes, muy importantes en nuestra vida.
      Las emociones pueden anular lo que la mayoría de psicólogos tienden a ver como Mente-Simple considerando las más poderosas y fundamentales motivaciones que dirigen nuestras vidas: El hambre, el sexo y la voluntad de sobrevivir. La gente no va a comer si cree que la única comida que tiene disponible es repugnante. Pueden incluso morir, aunque otras personas pueden considerar la misma comida sabrosa. ¡La emoción triunfo sobre el Hambre! El deseo sexual es notablemente vulnerable a las emociones. Una persona no podría intentar establecer contacto sexual si emociones como el miedo o el asco están interfiriendo, o puede no ser capaz de completar el acto sexual. ¡La Emoción triunfo sobre el deseo sexual! Y la desesperación puede abrumar incluso la voluntad de vivir, motivando a un suicidio. ¡Las Emociones triunfan sobre la voluntad de vivir!
      En pocas palabras, las personas quieren ser feliz y la mayoría de nosotros no quiere experimentar, el miedo, la ira, el asco, la tristeza o angustia a menos de que sea en los límites seguros de un teatro o entre las páginas de una novela. Sin embargo, como explicare más adelante, no podríamos vivir sin esas emociones, la cuestión es cómo vivir mejor con ellas.
      :sdrink
  • 4 respuestas