la adrenalina generada al jugar al poker destruye las conexiones entre neuronas