Opinión: somos tantos que somos pocos