El papa abandona el trono