Probablemente la mano más absurda de la historia.