I. INTRODUCCIÓN


Escribo esta nueva entrada con objeto de evitar que otros tropiecen con las mismas piedras que yo. No son más que un conjunto de valoraciones compendiadas tras mi corta pero intensa experiencia en el mundo de lo bancajes, y con ellas tan sólo pretendo ilustrar su realidad del modo más preciso posible. En el presente escrito me refiré a todo tipo de bancajes excluyendo aquellos en los que el porcentaje invertido equivale al porcentaje retribuido sin existir mark up de ninguna clase, es decir, la mayoría de bancajes de MTT, para todo lo demás sí tiene aplicación.

Generalmente, los bancajes son una lucha, más o menos velada, entre dos intereses a la vez simbióticos y contrapuestos. La analogía más clara sería la relación de pareja o, en aras de la simplificación explicativa, un matrimonio. En un matrimonio de hoy en día, dos personas que se quieren se unen para obtener una dicha común, no obstante, suele decirse que hay una de las partes que “sufre” y otra que, por así decirlo, lleva las riendas. En los bancajes se observa el mismo fenómeno descrito, se fijan unas condiciones desiguales entre las partes que, si bien todo el mundo acepta, suele haber quien se siente desfavorecido o injustamente tratado. La parte más frecuentemente insatisfecha suele ser el bancado y, tratándose de un sólo individuo y no un grupo de individuos, conforma una “entidad” muchísimo más peligrosa, razón por la cual me detendré en mayor medida en su análisis.

Aseveraba que existe mayor peligrosidad en la figura del bancado por tratarse de un sólo individuo, considero que se trata de una afirmación irrefutable, pero por si acaso alguien mostrara desacuerdo, permitidme explicarla sucintamente con el siguiente ejemplo: en un grupo de 5 bancadores podemos encontrar fácilmente un miembro de moralidad dudosa (por motivos prácticos llamémosle “estafador”), pero dicho estafador tendrá que imponer sus protervos designios sobre el resto de bancadores, bastando un único individuo de moralidad recta para boicotearlos. Cuando el estafador es el bancado, no existen tales obstáculos ya que no precisa de consenso alguno.


II. CONSIDERACIONES EN TORNO A LA HONRADEZ Y TAXONES DE ORGANIZACIÓN

Esto nos traslada a nuevas consideraciones en las que intervienen tres dimensiones: la calidad moral de las personas en una esfera general; la de los jugadores de poker en una esfera media; y la de los jugadores de poker que piden bancaje en una esfera reducida.

1. Plano general, creo que todos convendremos en que la probidad de las personas no es una cualidad que abunde precisamente. En cualquier ámbito cotidiano nos cruzamos con personas que defraudan sistemáticamente a Hacienda, que no pagan sus deudas o sus multas, que roban en grandes almacenes e incluso pequeños comercios, y un largo etcétera. Por si esto fuera poco, nos encontramos con que muchas personas de nuestro círculo más íntimo de familiares y amigos albergan características de este tipo y ni por asomo se nos ocurriría calificarlas de malas personas ni tan siquiera dudar de su integridad moral. Esto es ya de por sí bastante preocupante teniendo en cuenta que nuestra intención es hacer una inversión de alto riesgo sin ninguna clase de contrato de por medio, pero continuemos, porque el panorama se ennegrece en la siguiente esfera.

2. Dimensión estrictamente pokerística, que es en la que nos ubicamos, es de rigor subrayar uno o más elementos comunes de ingente relevancia para el abordaje de nuestra empresa.

A) En primer lugar destaca la competitividad, ya que la inmensa mayoría de los jugadores de poker son, por definición competitivos. ¿Por qué es esto relevante? Por el sencillo motivo de que en el fragor de la competición muchas (demasiadas) veces se olvidan los valores. Esto lo vemos, sin ir más lejos, en cualquier partido de fútbol en el que un jugador X que todo el mundo admira por su nobleza se enajena por un momento y propina un formidable codazo en la boca de su adversario. Más que probablemente se mostrará arrepentido antes o después, pero lo cierto es que el daño está hecho y resulta muy complicado subsanarlo.

B) En segundo lugar tenemos la avaricia en su acepción más amplia: la inmensa mayoría de jugadores de poker efectúan su actividad con la intención de ganar el máximo dinero posible. Tratan de maximizar el EV, las bb/100... y todo, como es natural, a costa de otros jugadores. Esto es un poso que indudablemente existirá, en mayor o menor medida, aun fuera de las mesas, máxime tratándose el bancaje y todo lo que lo rodea en un negocio más. Así, es lógico pensar que el bancador tratará de comer terreno (visualizadlo en bbs si lo preferís) en la medida de lo posible a los bancadores, lo cual reafirma nuevamente la idea de lidia o combate entre las partes.

C) Por último, y este punto lo incluyo con grandes reservas, tenemos la esencia mentirosa del juego, en el cual nos valemos de todo tipo de argucias y subterfugios para engañar al oponente y obtener su dinero. Con esto no pretendo dar a entender que el jugador de poker sea un embustero o un embaucador, únicamente quiero resaltar que posee excelentes habilidades para ello. Dicho de otro modo, el jugador de poker no tiene porqué estar predispuesto al engaño, pero sí tiene un gran potencial en caso de desear llevarlo a cabo. Mi reparo en este sentido proviene de que dicha destreza se evidenciaría mejor en un jugador de poker en vivo que online, sin embargo creo que basta puntualizar este matiz para incluirlo satisfactoriamente entre las características que hacen del jugador de poker un sujeto menos de fiar si cabe que el ciudadano medio.

3. El jugador de poker que pide bancaje es la menor esfera de todas. Ordinariamente (quedan excluídos aquí, nuevamente, los jugadores de MTT que disponen de bank suficiente pero que solicitan bancaje en aras de reducir varianza), se trata de un jugador que por el motivo que fuere precisa dinero, lo cual no hace sino potenciar las anteriores características. Hay que tener bien presente en todo momento que un jugador de poker juega para ganar dinero, y si se ha visto en la necesidad de pedir bancaje ello arrastra una implicación fundamental: va a tener que ceder parte de sus ganancias. Muchas veces no alcanzamos a comprender enteramente la gravedad de esta cuestión, mejor dicho, LOS BANCADOS no asumen ni predicen por completo cuál será su reacción cuando, una vez finalizado el bancaje, se vea en la obligación de dar parte de los beneficios que él ha generado a personas que lo “único” que han hecho ha sido un aporte económico.

Dicho esto, podemos inferir que el bancado, en necesidad de dinero, incrementará tanto su competitividad como aquello que hemos dado en llamar “avaricia”, con el consiguiente aumento del riesgo en la omisión de valores o posibilidad de enajenación transitoria.


Hemos visto, por tanto, cómo se potencia el riesgo de estafa conforme acotamos categorías de una esfera superior a una más reducida, dando como resultado un riesgo exageradamente alto. Pero quizás esto ya lo sabíais o, si no lo habíais meditado en profundidad, al menos lo intuíais en cierto grado. Lo que nos interesa, no obstante, es qué hacer al respecto.


III. ADOPCIÓN DE MEDIDAS PRÁCTICAS

- Lo primero y más importante es no bancar a menos que sea estrictamente necesario. Yo mismo, sin ir más lejos, empecé un máster en antropología en octubre que me tiene ocupadísimo y sin tiempo apenas para grindear. Eso se traduce en un bank con capacidad para jugar NL100 BSS pero que permanece completamente inmóvil, lo que sumado a mi necesidad de ingresos nos lleva, irremisiblemente, a recurrir a los bancajes. Os puedo asegurar que una vez disponga del tiempo necesario para poner yo mismo en movimiento mi capital, no seré tan asiduo en la sección de bancajes.

Lo primero entonces, decía, es no bancar salvo por causa de fuerza mayor. Si a pesar de todo uno siente el impulso irrefrenable de invertir porque no tiene tiempo o ganas de dedicarse a actividades igualmente arriesgadas y generadoras de adrenalina como paracaidismo, puenting o similares, entonces sugiero que se tomen las siguientes precauciones.

- Buscar excusas. Ya tienes un motivo por el cual quieres invertir en un bancaje, pues bien, ahora debes ir a la sección de bancajes, analizarlos uno por uno y buscar motivos para lo contrario, es decir, para NO bancar. Cualquier cosa sirve: este es demasiado largo, este es demasiado corto, las condiciones de este no me convencen, este es poco conocido, etc. etc. CUALQUIER cosa vale, cualquier motivo debe servir de excusa para no participar.

- Desconfiar. Íntimamente ligado al anterior punto. Desconfía de todo: si las condiciones parecen demasiado buenas probablemente el bancado se sentirá desfavorecido cuando empiece a ganar dinero, a lo mejor sólo quiere atraer inversores porque ya tiene pensado estafar (de la manera que sea, modificando gráficas, desapareciendo con el dinero, cambiando las condiciones del bancaje unilateralmente y a posteriori, etc.), quizás no es ganador en el nivel que va a jugar... ; si el bancado va a jugar live y sólo tienes su palabra, desconfía; si la muestra de manos es pequeña, desconfía; si tiene demasiada prisa por empezar sin motivo aparente, desconfía. Incluso si todo parece ir bien, desconfía. Aunque creas conocer a la persona ten muy claro, NO LA CONOCES. No importa los bancajes anteriores, no importa si habéis hablado horas y horas por skype, si comentáis a diario mutuamente en vuestros blogs, no importa si es moderador, evaluador de manos, entrenador o admin, ¡ni siquiera importa que hayáis quedado para tomar algo juntos! ¡Desconfía también! ¡Desconfía de todos!

Y esto nos permite enlazar con el siguiente punto, ahora que sabes que tienes que desconfiar hasta de tu propia sombra, es momento de tomar medidas.

- Exigir garantías. Esta es quizás la categoría más manida dentro del subforo de bancajes, por desgracia es también la más ignorada. Los admins, uuuuoooohhhh y los mods se hartan de decir cómo hacer las cosas bien. Llegado el momento, cuando no te quedan motivos para no bancar, cuando eres consciente del potencial riesgo de estafa y sabes que no te puedes fiar del bancado pero a pesar de todo, tu veredicto final es que merece la pena jugársela, entonces toca pedir documentos.

¡Si Pokerstars los pide es por algo! Pedid carnet de identidad escaneado, pedid también una factura reciente, ¡pedid capturas de pantalla mostrando el cajero al principio y al final! Pedid actualizaciones periódicas. Pedid todo lo que se os ocurra y, si os lo niegan, sencillamente no participéis. Las peticiones mentadas son algo relativamente sencillo de procurar, y si no quieren hacerlo es o por pereza o bien porque algo está tramando; sea cuál sea, no voy a bancar ni a un vago ni a un estafador. Recordad que no hay papeles de por medio que sirvan como prueba en caso de estafa o de incumplimiento de las condiciones, únicamente palabras, por lo que toda precaución es poca.


IV. COROLARIO

- Invertir lo mínimo posible. Ya te has decidido, después de sopesar los pros y los contras decides invertir, reservas tus acciones, el bancado aporta los documentos requeridos y toca decidir cuánto dinero arriesgar. Yo confeccioné hace unos meses una tabla muy resumida con unas reglas generales para determinar el porcentaje de mi bankroll a invertir en el supuesto idóneo de que tuviéramos que bancar a nuestra propia y mismísima madre. Así, la columna derecha debe interpretarse estrictamente como MÁXIMO a invertir. Si hoy volviera a elaborar la tabla sin duda sería mucho más conservadora, sobre todo en el apartado de “Cash/Sits”, donde un 10% me parece excesivo y lo reduciría a la mitad como mucho. El caso es que la tabla está más basada en el riesgo de bust que en el riesgo de estafa: teniendo este último en consideración diría que el máximo para cualquier tipo de bancaje debe ser un 1% del BR total.


Ahora que he compartido con vosotros mi experiencia os deseo la mejor de las suertes en vuestras inversiones.