Como jugadores, nos conviene Obama o Romney?