Póquer, ¿una afición o un trabajo? art. la vanguardia

    • jordihz
      jordihz
      Bronce
      Registro: 04-07-2009 Artículos: 2.698
      El póquer ha traído hasta Barcelona a los mejores profesionales del mundo de este juego, pero también a amateurs. Y es que desde el 15 al 25 de agosto se celebra el European Poker Tour (EPT), que este año se ha asociado al Estrellas Poker Tour. En total participan 1082 jugadores, de los cuales alrededor de un 10% son aficionados que han conseguido una plaza después de resultar vencedores en distintos torneos de Internet. La red ha propiciado el boom del póker. Y es que ahora solo hace falta tener un ordenador a mano conectado a la red para participar. Es así como han empezado la mayoría de los amateurs de este importante torneo, cuyo premio principal asciende a un millón de euros. El resto del bote – alrededor de 4,4 millones de euros- se repartirá entre los jugadores que conquisten los primeros puestos.

      Unas cantidades nada desdeñables por las graves estrecheces económicas que atraviesan muchas familias en España. Sin embargo, no basta querer para dedicarse al póker. Muchos amateurs tienen en común su afición por los juegos de naipes, como el mus, espíritu competitivo, facilidad para los números y constancia. Este es el caso de Iván Fidalgo, de 29 años y profesor de matemáticas en un instituto de secundaria, que hace tres años empezó a participar en torneos de póquer. “Hay que dedicarle mucho tiempo, sobre todo a analizar lo que haces mal”, explica después de reconocer que cada día destina entre dos y tres horas a su afición predilecta. “Juego los domingos y un par de noches entre semana”, comenta otro amateur, Daniel Riquelme, de 34 años, y licenciado en Derecho, que asegura que “dejaría” su actual profesión por el póquer si consiguiera ser un jugador profesional.

      Una cosa que tienen en común las nuevas promesas del póquer es que son personas con estudios superiores o universitarios. “Juegan al póquer para divertirse y optar a algún premio interesante”, aclara Alfonso Cardalda, entrenador de la escuela ************, y advierte: “No todo el mundo juega para llegar a ser profesional”. Cardalda arguye que los amateurs tienen “una tendencia” a participar en juegos sin haber aprendido “la parte más estratégica”. En este sentido admite que los universitarios de carreras de ciencias o ingenierías están más preparados para aprender ya que están acostumbrados a las matemáticas y a los cálculos. No obstante, para llegar a ser un buen jugador sentencia que “hay que tener mucha sangre fría”.

      “Es importante trabajar duro fuera de la mesa, leer mucho y luego saber aplicar los conocimientos en el juego”, declara Cardalda, a lo que cabe destacar el saber descifrar cualquier gesto del rival a pesar de que lleve las gafas de sol puestas durante la partida. Unos requisitos que parecen lógicos si se tiene en cuenta que entre los participantes de los grandes torneos de póquer la mayoría son profesionales que han conseguido ganarse la vida de esta manera.

      fuente : la vanguardia
  • 1 respuesta
    • oArlekino
      oArlekino
      Bronce
      Registro: 01-27-2011 Artículos: 10.402
      Articulo super interesante Jordi! Ty! Aunque difiero rotundamente con el siguiente punto:

      original de jordihz
      Una cosa que tienen en común las nuevas promesas del póquer es que son personas con estudios superiores o universitarios.
      En fin, buen artículo!

      Arlekin!