El proceso de devolución del dinero de Full Tilt Poker está a punto de comenzar, y al Department of Justice le empiezan a salir las primeras dudas, sobre si su posicionamiento en todo este asunto, ha sido el correcto. Desde el primer momento, han querido dirigir la operación, para tener controlado en todo momento el dinero de los jugadores residentes en EE.UU, pero esta idea, ahora les está suponiendo una gran complicación.

Se estima que el aluvión de reclamaciones podría superar las 1.300.000, un número que, sin duda, podría colapsar al DoJ, e impedirles así su actividad rutinaria (para la reclamación del dinero, habrá que presentar una solicitud formal).
Es por ello que según hemos podido saber a través de los compañeros de cardplayer.com, el DoJ está pensando en utilizar los 225 millones de dólares que PokerStars ha depositado como primer plazo de pago, para la contratación de un “gestor de solicitudes” externo. A decir verdad, la oferta de empleo ya ha sido publicada en su sitio web.
Como es de suponer, la misión principal de esta empresa externa, será la de agilizar al máximo los trámites, dando así sensación de celeridad a los afectados. El administrador de esta empresa externa, tendrá además acceso a la BB.DD de Full Tilt Poker, para realizar cualquier tipo de comprobación que pueda garantizar que el proceso se lleve a cabo sin fraudes ni abusos.
Esta situación no aplica a los jugadores no residentes en Estados Unidos. En España, será PokerStars quien tendrá que negociar con la DGOJ para acordar el proceso de devolución.