"La suerte está echada". Según informan varios medios, como PokerNews o Pocketfives, PokerStars y el Department of Justice de los EE. UU. firmaron ayer el acuerdo oficial definitivo que permitirá a la sala de la pica roja adquirir Full Tilt Poker a cambio de la inversión de 731 millones de dólares. De ellos, 547 serán entregados al DoJ y los 184 restantes irán destinados al pago de las peticiones de retiro de los jugadores no residentes en los EE. UU.
PokerStars ya ha hecho efectivo el pago de los 225 millones de dólares que había de adelantarle al DoJ para que este pudiese comenzar los trámites encaminados a la devolución del dinero bloqueado a los jugadores residentes en los EE. UU. Los 332 restantes podrá entregárselos a la justicia estadounidense en un máximo de tres años.
Tras la formalización definitiva del acuerdo, la empresa planea reabrir FTP el 6 de noviembre y pagar a los jugadores residentes fuera de los Estados Unidos en un plazo máximo de 90 días, tal como quedó especificado en el acuerdo publicado la semana pasada. No obstante, en España FTP no funcionará. PokerStars ya ha aclarado que no será abierta en los países europeos con mercados regulados como Italia, Francia o España.
Los asesores legales de FTP han valorado el final del proceso con optimismo: “El futuro de Full Tilt Poker está en manos de PokerStars. Durante los últimos 16 meses, los directivos y managers de FTP han realizado un gran esfuerzo en una situación muy complicada con la intención de salvaguardar el valor de FTP y de sus activos, incluyendo a los empleados, para que la operación de compra-venta pudiese ser llevada a cabo. La marca Full Tilt Poker sigue teniendo valor gracias a dichos esfuerzos. Los jugadores no estadounidenses cobrarán en menos de 90 días, lo que es muy positivo. PokerStars es respetada por la comunidad. ¿Quién mejor que ella podría ser la dueña de FTP? La marca aún tiene mucho valor”.
Por su parte, Shyam Markus, poker room manager de Full Tilt Poker, ha abierto un post en TwoPlusTwo para intentar resolver las dudas de los jugadores sobre la venta de FTP a PokerStars y sobre aspectos como la devolución del dinero o el futuro funcionamiento de la sala.
Como vemos, cada vez queda menos tiempo para que los afectados (entre los que me incluyo) podamos recuperar nuestro dinero. Todo depende ahora de las negociaciones que han de entablar los representantes de PokerStars con la Dirección General de Ordenación del Juego. Espero que las vacaciones estivales de los reguladores no relanticen el proceso.