El anuncio de nuestro acuerdo alcanzado con el Departamento de Justicia de EE. UU. (DOJ) cierra un capítulo en nuestra historia corporativa y abre otro.

El acuerdo implica que PokerStars no tiene que admitir hubo mala práctica con respecto a sus pasadas operaciones en EE. UU. y ahora podemos centrar todas nuestras energías y recursos en avanzar en nuestro negocio global, que desde este momento implica la operación de Full Tilt Poker. Encontrarás todos los detalles de la declaración en la oficina de prensa de PokerStars.

Planeamos reabrir el sitio de Full Tilt y, más importante, pondremos los fondos a disposición de los jugadores no estadounidenses en menos de 90 días desde el cierre formal del trato, que se producirá en los próximos siete días. El dinero pagado al gobierno de los Estados Unidos se utilizará en parte para reembolsar a los clientes de Full Tilt Poker residentes en Estados Unidos, a través de un proceso que administrará el mismo Departamento de Justicia.

El hecho de devolver el dinero a los jugadores de Full Tilt era un componente clave en nuestro acuerdo para adquirir los activos de la compañía. Esto no es solo importante para los jugadores individuales que han visto sus bankrolls bloqueados durante más de un año, sino que además es también vital para reconstruir la confianza en el poker online y en la economía global del poker.

Es demasiado temprano para revelar todos los detalles sobre nuestros planes estratégicos con Full Tilt, pero los primeros pasos serán reabrir el sitio, pagar a todos los jugadores y empezar a reparar la reputación de Full Tilt. Más adelante, operaremos Full Tilt como una marca separada, dando a los jugadores otra plataforma líder y de confianza para que disfruten del juego. El nuevo Full Tilt volverá con sus opciones innovadoras, el poker auténtico y el software de calidad que le hizo tan popular entre millones de jugadores en todo el mundo.

Poner el sitio a funcionar y devolver el dinero a los jugadores es un reto complejo que implica dificultades técnicas, prácticas y logísticas que afectan a millones de cuentas de jugadores. Tenemos confianza en que podremos superar las barreras y como la compañía responsable que somos esperamos poder devolver algo de confort a los jugadores que tanto han esperado esta resolución. Solo pedimos un poco más de tiempo y paciencia mientras resolvemos los detalles.

Y unas últimas palabras sobre el futuro del mercado norteamericano. Nuestro acuerdo reconoce que tanto PokerStars como Full Tilt podrán aplicar por una licencia en los Estados unidos para ofrecer partidas de dinero real cuando los estados o el gobierno federal ofrezcan dicha oportunidad. Esperamos que dicha oportunidad aparezca y estamos seguros de que aportaremos un valor tremendo, experiencia en regulaciones, credibilidad en el mercado e integridad financiera cuando esto ocurra.

Somos muy optimistas sobre el futuro y esperamos poder compartir los próximos capítulos de esta historia contigo.