Morir con las botas puestas...