River volvió a su hábitat