El Omaha me saca de la quiebra