Sigo perdiendo el color de las aureolas