Por Eric Hollreiser, jefe de comunicación corporativa de PokerStars