Cuando pensaba que era imposible...