HM no guarda la última mano en los hyperturbo