Se solucionó el problema con William Hill