Por fin, el euro se deprecia