Edito: Nadie quiso.