Para colgarlo de una higuera, que suerte la de algunos