La vida sentimental es como el poker...