Afortunadamente ya hace algún tiempo que conseguí controlar mis cabreos debidos a los bad beats, lo he asumido como algo innato al póquer y que gracias a esos calls ridículos que hacen muchos jugadores, el póquer es rentable.

Mi problema no es con el juego, mi problema es con la conexión, con eso no puedo de ninguna manera.

Hace unos días estuve pensando en contratar un pincho de esos para tener internet por 3g para, llegado el caso de perder la conexión poder conectarlo rápidamente y no perder los buy-in de los sits que juego. Pues hay que ver lo que son las cosas, que ese mismo día sufrí una desconexión con 6 mesas recién abiertas, más de 30$ a la basura que pude recuperar gracias al insuperable servicio de soporte de pokerstars, mientras empezaba la desconexión, lag durante unos segundos y después fuera, entré totalmente en tilt pero no afectó en nada porque ya no podía jugar.


Ahora acabo de terminar una sesión de 8 mesas con 8$ en pérdidas cuando estaba más de 15$ arriba, única y exclusivamente debido a la puta conexión de Ono que se va y vuelve cuando le apetece, sufriendo lags de 40 ó 50 segundos. He visto como me tiraban jotas en el button con 4 ciegas en mi stack, he visto como me tiraban un set de doses desde la BB en el flop contra un limper 10/0 y cosas que realmente me hacen perder el control.


Vengo a escribir asqueado completamente y renegado porque ahora no puedo jugar estando encabronado como estoy.

Me cago en Ono y en sus muertos, llevo más de 10 años con ellos y desde que me cambiaron hace unos meses a 50megas (de los 20 que tenía antes) no he visto una conexión más inestable, falsa (jamás tienes 50mb, ni RS, MU ni nada de nada) e insoportable.

Definitivamente he decidido comprarme el pincho, seguramente sea el de Simyo de prepago.


¿Vosotros sufrís estas terribles desconexiones? ¿Qué hacéis para no lanzar el router contra la pared y destruir la mesa a puñetazos?