Las quejas de una sala