La Ley de Murphy aplicada al poker