Les traigo un articulo que todo jugador de poker debe conocer, solo decidi postear un anexo para respetar los derechos de autor. Al finalizar dejo el enlace al articulo original.

Artículo original de David Sklansky y Alan N. Schoonmaker, publicado en Two Plus Two Internet Magazine. Traducción realizada por Vedast Sanxis Catalán.

EL POKER ES BUENO PARA TI

Mucha gente ha defendido que el poker debería ser considerado de forma diferente que el juego en general. Esta idea ha sido expuesta en discusiones sobre legalización y asuntos relacionados. Su argumento principal es usualmente que el poker es un juego de habilidad, mientras que el resto de juegos de apuestas dependen menos de esta cualidad.

Nosotros estamos de acuerdo, pero creemos que ellos no han ido lo bastante lejos en explicar muchos de los atributos únicos del poker. El poker no sólo requiere habilidad. Demanda y desarrolla muchas aptitudes y cualidades personales que son esenciales para tomar todo tipo de decisiones, como elegir una carrera, invertir dinero, llevar a cabo un trabajo o comprar una casa. 1

EL POKER ES UN GRAN MAESTRO

Estudios realizados demuestran claramente que la gente tiende a repetir acciones que presentan un buen resultado y a dejar de hacer las que salen mal. El poker enseña premiando buenas acciones, como pensar lógicamente y entender el resto de gente; mientras castiga malas acciones, como ignorar las probabilidades y actuar impulsivamente. 2 Otros principios importantes son aprendidos gracias al poker.

El aprendizaje depende de la información obtenida.

Los premios y castigos son información valiosa. Cuanto más rápida y clara sea la información que te llegue, más rápido aprenderás. Desafortunadamente, para aprender muchas cualidades deseadas, el flujo de información es lento o poco claro. Por ejemplo, si cometes un error con un cliente importante, puede ser que nunca sepas porqué perdiste el trato. En la mesa de poker normalmente obtienes información mucho más rápidamente.

Hasta hace poco, la mayoría de la gente aprendía a jugar a poker principalmente por ensayo y error. Durante las últimas décadas ha habido una gran expansión de libros, videocassetes, DVDs, clases y cursos, que han ayudado a millones de jugadores a acelerar su curva de aprendizaje, aunque nada sustituye a la experiencia. Tienes que hacer buenas y malas jugadas y obtener recompensas y castigos para aprender las lecciones más importantes de poker.

Cuanto más frecuentemente aproveches la información, más rápido aprenderás.

Las decisiones más importantes de la vida son realizadas raramente, y algunas de ellas, como elegir una carrera, pueden ser hechas sólo una vez. Los jugadores de poker prestan y reciben información a partir de centenares de decisiones que realizan en cada sesión, lo que acelera el proceso de aprendizaje.

Las lecciones aprendidas en una situación normalmente son aplicables a otras.

Si las lecciones de poker sólo pudieran aplicarse a cómo jugar, no hubiéramos escrito este artículo. Pero sus lecciones se aplican a virtualmente cualquier aspecto de la vida. Por ejemplo, si tú eres impaciente o ilógico o no puedes analizar riesgos y recompensas, perderás en el poker, y cometerás muchos errores en los negocios y las relaciones personales. Si el poker enseña a controlar tus emociones, serás mucho más eficaz en cualquier situación.

Los jóvenes suelen aprender más rápido que los mayores.

Los enemigos del poker acostumbran a insistir en que protegen a los jóvenes de desarrollar malos hábitos, pero lo que están haciendo es evitar que aprendan buenas costumbres. La gente joven adora arriesgar, a veces por dinero, aunque a veces por otras “cosas”, como los resultados académicos, embarazos, o incluso sus vidas.

Disfrutan de probar cosas, y algunos de los riesgos son simple y llanamente estúpidos. Arriesgan a morir o a quedar minusválidos por locas piruetas con sus patines de ruedas, bicicletas o planchas de snowboard. Las chicas quedan embarazadas o se infectan de SIDA por tomar riesgos sexuales fácilmente evitables. Es imposible prevenir a los jóvenes de “arriesgar” (en el sentido más amplio), tanto como prevenirlos de experimentar sexualmente.

La vida es intrínsecamente arriesgada, y aprender a controlar esos riesgos es una parte importante del aprendizaje. El poker enseña a pensar en riesgos y recompensas antes de actuar. Si no enseñara nada más, el poker prevendría a los jóvenes de cometer graves errores. Más importante es que la mayoría de las lecciones de poker ayudarán a la gente joven a tomar sus más importantes decisiones.

Seguir Leyendo...