Mirar una máquina de jugador.