ya no quiero jugar en everest