no se cargan las manos del elephant