Y que a estas alturas me siga emocionando...