(Guiones para cortos) III - Aunque el Infierno cierre mi camino

    • Maroto77
      Maroto77
      Bronce
      Registro: 03-14-2009 Artículos: 14.485
      Estoy aburrido en casa y no me apetece jugar al poker, así que os pongo un guión para corto que hice hace tiempo. Espero que os guste (soy de finales bestias, qué se le va a hacer).

      A la hora de leer un guión, el truco es imaginar cada párrafo de descripción como un plano.



      Un amplio maletero - Guión para cortometraje


      1.- Ext. Carretera junto a la costa. Antes del amanecer.

      DESDE NEGRO. Un descapotable recorre una sinuosa carretera paralela a la costa, a 200 metros antes de terminar junto a un faro que vigila un acantilado en el mar Cantábrico.

      ABOGADO (OFF):
      Cuando compré este coche, Bárbara, me preguntaste por
      qué. “Necesito un maletero más grande, querida, y este
      coche tiene un amplio maletero”. Seguiste sin entenderlo.
      Por aquel entonces me quedaba en el bufete hasta tarde...


      Un ABOGADO cuarentón, moreno, peinado hacia atrás, de manicura impecable y con un traje caro, acelera el descapotable con la mirada fija en el asfalto.

      ABOGADO (OFF):
      ...y no podía evitar dejar de pensar en una cosa. ¿Creías
      que te la estaba pegando con otra? Podrás acusarme
      de otros defectos, Bárbara, pero no de serte infiel.


      El descapotable se acerca a cien metros del acantilado. El ABOGADO conduce impasible.

      ABOGADO (OFF):
      Estaba muy ocupado con el caso de una mujer acusada
      de incitar al suicidio al loco de su hermanastro.
      Ese caso me quitaba el sueño. Me era imposible...


      Cincuenta metros para el acantilado. Perdido en ensoñaciones, el ABOGADO no frena.

      ABOGADO (OFF):
      ...darte lo que necesitabas. Pero, ¿tú creyéndome infiel?
      Era para morirse de risa. Como siempre, esta noche tenía
      que haber llegado a las tantas, pero recibí una llamada.


      La carretera tuerce a diez metros del acantilado y del faro. El ABOGADO sale a un camino de tierra. Gira el descapotable a un lado del faro. Lo detiene a tan sólo dos metros del acantilado.

      ABOGADO (OFF):
      A mi clienta se la había cargado su hermanastro.
      Ya no había caso. Así que se me ocurrió
      volver pronto para darte... una sorpresa.


      El ABOGADO aprieta el volante hasta que sus nudillos se vuelven blancos. Una gruesa vena palpita en su frente. Se le tuerce el gesto y recuerda.

      ABOGADO (OFF):
      Y vaya si lo fue.



      2.- Ext. Casa del Abogado. Noche.

      El ABOGADO aparca el descapotable delante de la puerta de un chalet de dos pisos. Los faros del descapotable iluminan a un joven MAROMO guaperas, rubio y despeinado que sale de la casa.

      El MAROMO se abrocha la cremallera de sus pantalones. Furioso, el ABOGADO le mira a los ojos.

      El MAROMO corre. El ABOGADO sale del coche con una llave inglesa en la mano. Mira a la casa.

      ABOGADO (OFF):
      El vecindario estaba desierto, y me hervía la sangre.
      Cogí la llave inglesa, e hice lo que tenía que hacer...



      3.- Ext. Acantilado junto al faro. Amanecer.

      El ABOGADO sale del Toyota. Camina al maletero. Saca las llaves. Las acerca a la cerradura.

      ABOGADO (OFF):
      Así que no entendías por qué necesitaba un maletero
      más amplio, ¿eh, Bárbara? Yo también sospechaba de ti.
      Nunca te quejabas de que estuviese demasiado
      cansado como para hacerte el amor. Nunca.


      (Punto de vista del maletero) El maletero se abre. El rostro del ABOGADO se recorta afuera, en el rectángulo de cielo con las nubes rojizas por el amanecer. Mira triste el contenido del maletero.

      ABOGADO (OFF):
      Y, viniendo de alguien con tu historial, era más que sospechoso. Te gustaba demasiado el sexo y, claro,
      como yo no te lo daba, te buscaste a otro...
      (ACABA EL OFF) Mira que eres puta.


      El ABOGADO observa el cadáver del MAROMO, con una gran brecha en la sien, el rostro cubierto por una costra de sangre seca, y la llave inglesa manchada de sangre sobre su pecho.

      El ABOGADO se carga al MAROMO a los hombros. Coge la llave inglesa. Se acerca al precipicio.

      ABOGADO:
      Espero que éste sea el primero y el último. Porque si
      tengo que abrir la cabeza a un segundo o a un tercero...


      El ABOGADO arroja el cadáver del MAROMO precipicio abajo. El MAROMO choca contra la ladera. Se empotra entre unas rocas bañadas por la marea. El ABOGADO arroja la llave inglesa al mar.

      ABOGADO:
      ...querida Bárbara, tendré que matarte a ti,
      aunque sólo sea por evitar el agotamiento.


      (Punto de vista del maletero) Renqueando, enmarcado por las paredes del maletero ante las nubes rojizas por el amanecer, el ABOGADO respira hondo y cierra el maletero. FUNDE A NEGRO.

      ABOGADO (OFF):
      Ya te dije que necesitaba un maletero más amplio...



      FIN

      Un amplio maletero, guión para cortometraje.
      © 20 de febrero de 2006, por Ignacio Fernández Rossi.




      Bueno, espero que os guste. Llevo un tiempo dando vueltas a un corto sobre poker. Admito ideas. ¡Igual podemos hacer algo chulo entre todos!
  • 30 respuestas
    • largo1986
      largo1986
      Bronce
      Registro: 11-29-2009 Artículos: 713
      Muy guapo el guion este, y muy buena idea hacer uno de poker ojala pudiese aportar alguna idea pero mi imaginacion no da pa mucho.
      Un saludo y suerte en tus cortos.
    • arreza86
      arreza86
      Plata
      Registro: 05-12-2009 Artículos: 3.969
      mola muy mucho, la verdad es que la idea de imaginarse el lugar ayuda bastante, esta muy cojonudo tio!! a mi me ha gustado bastante, cuando tengas mas, no dudes en publicarlos que aqui tienes a uno que se los va a leer todos!

      Un saludo crack!!!!!
    • Maroto77
      Maroto77
      Bronce
      Registro: 03-14-2009 Artículos: 14.485
      Lol, me gusta que os guste...

      Lo de la nueva firma, OWNED!!
    • jopelu
      jopelu
      Bronce
      Registro: 09-13-2008 Artículos: 5.216
      Muy muyyyyyyyyy bueno!!!!
      excelente guionista
      Ami me dio un dia por hacer videos caseros (cutres jajaja) y lo tengo dejado
      de tener tiempo y material llevaria este guion(con tu permiso)a la galeria de grandes exitos...

      P.D si quieres visita mi canal en youtube "jopelujopelu"

      Un saludo Campeon!
    • Jon
      Jon
      Bronce
      Registro: 09-13-2006 Artículos: 3.927
      ¡Mola! ¡No me ha costado nada imaginármelo!

      A ver si pones alguno más :D

      Un saludo.
    • Maroto77
      Maroto77
      Bronce
      Registro: 03-14-2009 Artículos: 14.485
      Maaaarchando!

      Me leí hace tiempo un libro titulado "Leyendas urbanas" de Jan H. Brunvand, y algunas eran tan graciosas que no me pude resistir a adaptarlas...

      Ya sabéis el truquito. Un párrafo = un plano.


      Sexo enmascarado
      Guión para cortometraje, basado en
      una leyenda urbana según Jan H. Brunvand


      1.- Int. Cocina de la casa. Mediodía.

      DESDE NEGRO. Una pareja de treintañeros, la NENA CAÑÓN y su MARIDO, terminan de comer.

      De debajo de la mesa, la NENA CAÑÓN saca una caja con una cartulina pegada.

      La NENA CAÑÓN deja la caja sobre la mesa. Le tiende la cartulina a su MARIDO.

      NENA CAÑÓN:
      Ten. Léela.

      MARIDO:
      ¿Y esto qué es?


      Ante la sonrisa de oreja a oreja de la NENA CAÑÓN, su MARIDO coge la cartulina. La lee.

      MARIDO:
      “Éste sábado, a las diez, no te pierdas
      la fiesta de disfraces de Disco a-Go-Gó.
      Que no te la cuenten.” ¿Vamos a ir?

      NENA CAÑÓN: (sugerente)
      El mío ya te lo enseñaré después. Cabe en una mano.


      La NENA CAÑÓN abre la caja. Contiene un disfraz completo de gorila, cabeza incluida.

      La NENA CAÑÓN se pone la cabeza del gorila. Amenaza con atacar al divertido MARIDO.


      2.- Int. Dormitorio. Noche.

      Un reloj sobre la mesilla de noche marca las 20:30 horas. El MARIDO se viste con el traje de gorila. En camisón, la NENA CAÑÓN se arrebuja bajo las sábanas.

      MARIDO:
      ¿Es que te pasa algo, nena cañón?

      NENA CAÑÓN:
      Tengo un dolor de cabeza horroroso. Vete sin mí.

      MARIDO:
      Venga, no seas así. No será para tanto.

      NENA CAÑÓN:
      Sólo me apetece tomar un par de aspirinas
      y meterme en la cama. Tú no tienes por qué
      perderte la ocasión de pasar un buen rato.

      MARIDO:
      ¿Estás segura?


      Hecha un guiñapo, la NENA CAÑÓN asiente. Su MARIDO le da un beso en la frente.

      MARIDO:
      Bueno, está bien.


      La NENA CAÑÓN saca una caja de aspirinas de la mesilla de noche. Con la cabeza de gorila bajo el brazo, su MARIDO sale de la habitación, bajo la mirada fatigada de la NENA CAÑÓN.

      (Tiempo después) La NENA CAÑÓN está en la cama, dormida. Un reloj marca las 21:25 horas. Y ella se despierta y sonríe. Ni rastro del dolor de cabeza. Mira el reloj, pensativa.

      NENA CAÑÓN:
      ¡Ay, qué bien...! ¡¡Qué narices!!



      3.- Ext. Portal del bloque de pisos. Noche.

      Un taxi espera aparcado en la entrada. Se abre el portal. La NENA CAÑÓN sale corriendo, vestida con un mínimo disfraz de la danza de los siete velos que no deja nada a la imaginación. Entra corriendo en el taxi, rebosando sus carnes por todas partes.


      4.- Int. “Disco a-Go-Gó”. Noche.

      La NENA CAÑÓN entra en la sala de baile. Contempla a una multitud de GENTE disfrazada. Por los altavoces suenan los pegadizos acordes de “Lady (Hear me tonight)”, de Modjo.

      En el centro de la pista, el GORILA se lo pasa en grande coqueteando con unas (gran chiste) monadas ligeras de ropa disfrazadas de FURCIAS (o quizás no sea un disfraz).

      El GORILA las manosea ahora aquí y ahora allá. La NENA CAÑÓN se pone un pañuelo a modo de máscara, y entra en la pista de baile. Se acerca al GORILA. Mueve sus caderas con sensualidad.

      Claro está, el GORILA se rasca el cogote. Abandonado a tal exhibición cárnica, dedica a la NENA CAÑÓN todas sus atenciones.

      La NENA CAÑÓN se deja meter mano hasta donde él quiere, que para eso es su marido.

      Tras un memorable y exhaustivo repaso, el GORILA acerca su cabeza al oído de la NENA CAÑÓN.

      GORILA:
      Oye, vamos a los servicios, que me has puesto Pinocho.

      NENA CAÑÓN: (cachondísima)
      Vamos.



      5.- Int. Aseos del “Disco a-Go-Gó”. Noche.

      Sentado en un trono de los aseos de caballeros, el GORILA gime de placer. La NENA CAÑÓN lo cabalga sin freno, con el pañuelo en la frente y un cigarro en la boca, más feliz que nunca.

      El GORILA acaricia con sus garras los potentes pechos de la NENA CAÑÓN por encima de los velos, que es como si no los llevara.

      Después de que todo acabe, la NENA CAÑÓN tuerce el gesto.

      NENA CAÑÓN:
      Joder, otra vez el dolor de cabeza. Bueno, por lo menos
      me viene ahora... Oye, nene, me vuelvo a casa.
      Tú quédate aquí, sigue con la fiesta.


      La NENA CAÑÓN se quita el cigarro de la boca. Se agacha. Besa al GORILA en sus monstruosos labios. El GORILA ruge y gesticula como el animal que es.


      6.- Int. Dormitorio. Noche.

      La NENA CAÑÓN lee un libro en la cama. El MARIDO entra en el dormitorio, sin el disfraz de gorila. La NENA CAÑÓN deja el libro en la mesilla, junto a la caja de aspirinas y un vaso vacío. Su MARIDO le besa en la frente a la NENA CAÑÓN.

      MARIDO:
      ¿Qué tal, se te pasó el dolor de cabeza?

      NENA CAÑÓN:
      Más o menos. Y tú, ¿qué tal te lo has pasado?

      MARIDO:
      Bah, lo de siempre. Ya sabes que
      no me divierto si no estás conmigo.

      NENA CAÑÓN:
      ¿Has bailado mucho?


      A medida que escucha la frase de su MARIDO, la NENA CAÑÓN se inquieta cada vez más, hasta quedarse con un palmo de narices. FUNDE A NEGRO.

      MARIDO:
      Pues verás, ni llegué a bailar. A la entrada me
      encontré a los colegas, que también estaban de
      Rodríguez, y nos fuimos al bar a jugar al poker.
      Pero te digo una cosa... ¡¡El tipo al que le dejé el
      disfraz sí que se lo pasó... COMO UN ENANO!!

      FIN



      Standard :D
    • Jon
      Jon
      Bronce
      Registro: 09-13-2006 Artículos: 3.927
      ¡Jajajaja! :D :D :D :D

      Pensaba que el final iba a ser totalmente distinto, ¡jajaja!
    • Maroto77
      Maroto77
      Bronce
      Registro: 03-14-2009 Artículos: 14.485
      Éste lo basé en una canción de Loreena Mc Kennitt, "The Highwayman" que a su vez está inspirada en el poema de “The Highwayman” de Alfred Noyes. I hope you like it!



      Aunque el infierno cierre mi camino
      Guión para cortometraje

      Prólogo.- Ext. Patio de la posada. Anochecer. (Inglaterra, Otoño del Siglo XVIII)

      DESDE NEGRO. Llueve al anochecer, mojando una posada de viajeros en la campiña, rodeada por un muro bajo cubierto de enredaderas. Un farol cuelga de un madero entre los dos árboles de la entrada. Su luz ilumina la lluvia y los charcos del patio empedrado. Un embarrado camino de tierra llega hasta la posada. Sigue entre campos de cebada hasta perderse en un bosque.

      El viento mueve nubarrones grises que descargan una lluvia fina pero persistente. Los últimos rayos de sol desaparecen sobre las copas amarillas de los árboles del bosque, tiñendo de rojo la campiña. Tonos que se vuelven plata cuando la luna llena surge entre las nubes.

      Un caballo negro sale trotando del bosque. Recorre el camino embarrado hasta los árboles que franquean la entrada al patio de la posada. Durante el trayecto, la luz de la luna ilumina la figura del BANDOLERO. Se protege de la lluvia con un capote encerado y un sombrero de ala ancha. Detiene su montura bajo el farol. El sombrero mantiene oscuro su rostro.

      Desde la grupa del caballo, el BANDOLERO se agacha para acercarse al tronco de uno de los árboles. De debajo del capote saca una mano enguantada en cuero negro. Agarra un pergamino clavado en el árbol. Una leyenda (en caracteres de época) rodea un rostro dibujado.

      El Alguacil del Condado proclama una recompensa de 500 £ a
      (dibujo) quien capture a (ilegible) por los cargos de bandolerismo
      y contrabando. Con la aprobación de Su Majestad, Jorge III.


      Las gotas de lluvia mojan el bando. El dibujo representa el rostro de un hombre moreno de unos treinta años, de rasgos duros, con bigote y fina perilla. El BANDOLERO arranca el bando. Lo mira durante unos segundos. Dobla el bando con sus manos.

      El BANDOLERO se lleva la mano enguantada con el bando doblado para guardárselo dentro de su capote. Viste botas de cuero negro hasta el muslo, pantalones de cuero marrón, un jubón de cuero marrón cubierto por el negro capote encerado, y un cinto del que cuelgan un estoque envainado y una pistola de chispa enfundada.

      El BANDOLERO se guarda el bando dentro del jubón. Con ese movimiento, el sombrero deja en la oscuridad la mitad superior de su rostro. Pero la luz del farol ilumina una sonrisa con bigote y una fina perilla. Idénticas a las dibujadas en el bando.

      El BANDOLERO tira de las riendas del caballo. Los cascos del caballo resuenan contra las piedras del patio, mientras sortea las mesas empapadas y el brocal de un pozo en el centro del patio. El caballo se detiene junto a una posada de dos plantas.

      El BANDOLERO detiene a su montura ante una ventana con barrotes y postigos cerrados. Golpea suavemente con las riendas contra los postigos de madera. Los postigos no tardan el abrirse.

      La luz del farol ilumina el rostro de BESS entre los postigos. Es una bella veinteañera de ojos negros, rizada y larga melena negra como el azabache, recogida con un lazo color vino Burdeos. Viste un blanco camisón de lino que insinúa sus formas. El BANDOLERO se inclina en la grupa de su montura. La lluvia le cae por el ala del sombrero.

      BANDOLERO:
      Me siguen persiguiendo. Y cada vez pagan mejor.
      No nos queda mucho tiempo. ¿Lo has decidido ya?

      BESS:
      Iré contigo, pero no en una noche así, como...

      BANDOLERO:
      Dilo. Como bandidos, sí. Te acostumbrarás.

      BESS:
      Dame un día más. Para decírselo a mi padre...
      (PARA SÍ MISMA) Lo voy a matar del disgusto.

      BANDOLERO:
      Un día. Un día más, pues.


      Ruborizada, BESS se desata la cinta del pelo. Su melena cae caótica. Saca la mano por entre los barrotes. Le da la cinta. Agachado sobre su montura, el BANDOLERO coge la cinta. Besa su mano.

      BANDOLERO:
      Entonces espérame a la luz de la luna. Vigila
      por mí a la luz de la luna. Vendré a ti con la luz
      de la luna, aunque el infierno cierre mi camino.


      El BANDOLERO vuelve la grupa del caballo al camino. Con la cinta en la diestra, y las riendas en la zurda, espolea al caballo. Atraviesa la entrada al patio. Galopa bajo la lluvia, camino arriba, iluminado por la luz de la luna entre nubes negras. Galopa hasta desaparecer en el bosque, seguido en todo momento por la atenta y enamorada mirada de ojos negros de BESS.


      1. - Ext. Patio de la posada. Noche- Atardecer.

      Desde la ventana vacía, la noche de negras nubes de lluvia se vuelve un amanecer de rojizas nubes. El sol seca la campiña. Nubes grises se mueven con la brisa. El camino sigue vacío mientras mediodía y atardecer suceden a la mañana. Tres JINETES salen del bosque. Recorren trotando el camino a través de la campiña hasta llegar ante los árboles de la entrada. Visten botas negras, pantalones blancos, casacas rojas y negros sombreros de tres picos. Llevan mosquete al hombro. De sus cintos cuelgan sendos estoques y pistolas de chispa.

      Preocupada, BESS observa desde su ventana desmontar a los soldados del rey Jorge. Entran en el patio empedrado, llevando las monturas de las riendas. Se dirigen al pozo del centro del patio.

      El CAPITÁN, un cuarentón de rostro curtido como el cuero, se fija en el clavo desnudo del árbol. Un soldado BARBUDO y robusto escupe en el suelo. Un TUERTO, con un parche negro que da aún más fiereza a su rostro, se fija en que BESS los mira inquieta.

      Los tres se detienen junto al brocal del pozo en el centro del patio. El POSADERO, un orondo cuarentón calvo con mandil, sale de la posada al encuentro de los soldados.

      POSADERO:
      ¿Qué se les ofrece a vuestras mercedes?

      CAPITÁN:
      Algo que nos quite de la garganta el polvo del camino.
      Y sacadnos heno y agua, para nuestros caballos.

      POSADERO: (A LA VENTANA)
      ¡Bessie, hija! Cerveza, para estos tres caballeros.


      El POSADERO se lleva los caballos a las cuadras. El CAPITÁN, el BARBUDO y el TUERTO apoyan los mosquetes en la mesa. Se sientan en los bancos de madera alrededor de una mesa. BESS no tarda en salir de la posada con tres jarras de madera en una bandeja. Les sirve la cerveza sin atreverse a mirarles a la cara. El CAPITÁN y el BARBUDO echan un trago. Desconfiado, el TUERTO no le quita ojo a BESS hasta que ella se acerca al pozo, disimulando su inquietud.

      TUERTO:
      ¿Qué te pasa, niña? ¿Te comió la lengua el gato?


      BESS saca del pozo un balde con agua. Camina hacia las cuadras. Se cruza con el POSADERO. Nota el nerviosismo de BESS. Camina hacia la mesa. El TUERTO sigue con la mirada a BESS hasta que entra con el cubo en las cuadras. El BARBUDO se levanta. Apoya las botas en el banco. Se las ajusta. El CAPITÁN limpia su pistola con un trapo. El POSADERO se apoya en el brocal.

      POSADERO:
      ¿Todo a su gusto, señores? ¿Desean algo más?
      ¿Unas tajadas de venado, quizás?

      CAPITÁN:
      Que nos digáis quien arrancó
      el bando del alguacil de ese árbol...

      POSADERO: (MIENTE NERVIOSO)
      Eh... bueno... vinieron unos peregrinos de Canterbury...
      Se lo llevaron como recuerdo... Les pareció... pintoresco.

      BARBUDO:
      Pintoresco... (SONRÍE) ¡Pintoresco!


      El CAPITÁN ríe a carcajadas. Ríen el TUERTO y el BARBUDO. Nervioso, sin comprender muy bien el chiste, el POSADERO también ríe. El BARBUDO le palmea la espalda, sin dejar de reír, hasta que agarra firme al POSADERO. Los tres callan, y se vuelven serios de repente.

      El POSADERO reprime un escalofrío. BESS sale de las cuadras con el cubo vacío. Les mira. Camina hacia la posada. El CAPITÁN extiende el brazo. Apunta a BESS con la pistola.

      CAPITÁN:
      ¡Tú, ven aquí!


      BESS se acerca, disimulando mal su miedo. Agarrado de la colleja por el BARBUDO, el POSADERO traga saliva y miedo. Mira a BESS. El TUERTO agarra a BESS. La aparta del POSADERO.

      TUERTO: (SEÑALANDO SU PARCHE)
      Adivina quién me hizo esto. O lo paga él... o vosotros.

      CAPITÁN:
      No es para reir que ataquen las caravanas de las minas.
      Al condado no llega dinero. Los comerciantes no podrán
      pagar los impuestos. El alguacil no tendrá con que pagar
      nuestros sueldos, y nuestros hijos morirán de hambre.
      Ese bandolero que encubrís... nos está jodiendo vivos.
      Ahorraremos al condado las costas de vuestros juicios...

      POSADERO: (ATERRORIZADO)
      Pero... ¿qué... qué decís, por el amor de Dios?

      BARBUDO: (CRUEL)
      Así pagan los soldados del rey Jorge
      a quienes protegen bandoleros...


      El BARBUDO arroja al POSADERO dentro del pozo. BESS oye los gritos de su padre hasta llegar al fondo del pozo. Los gritos cesan. Incapaz de soportarlo, BESS estalla de rabia.

      BESS:
      ¡Bastardos! Él nada sabía. ¡Qué grandes caballeros,
      que torturan a un anciano y amenazan a su hija!
      Aquél a quien buscáis no descansará hasta veros
      bajo tierra. Ponedme la mano encima. El vendrá.
      Vendrá a por vosotros y os matará. Os matará a todos.

      CAPITÁN:
      Sí, vendrá... hacia la emboscada perfecta.
      Y tú, concubina del diablo, serás el cebo.
      (A ELLOS) Ya sabéis lo que hacer.


      El CAPITÁN mira a BESS. Señala a sus hombres la posada con la cabeza. El TUERTO y el BARBUDO conducen adentro de la posada BESS, que soporta el maltrato con dignidad. El CAPITÁN da un trago. Saborea la cerveza, sonriendo cruel.


      2. – Int. Habitación de Bess. Atardecer- Anochecer.

      El BARBUDO y el TUERTO tumban a BESS sobre la cama, de modo que sus brazos estirados toquen los extremos de la cabecera y sus piernas cuelguen sobre los pies de la cama. BESS se queja. Trata de resistirse. El TUERTO apunta a BESS con su pistola, y niega con la cabeza.

      El BARBUDO ata a la cabecera las muñecas de BESS, que sorbe lágrimas de impotencia. A su lado, con un trapo, el TUERTO ata su pistola a una silla. Comprueba que apunta al costado de BESS.

      El BARBUDO sale de la habitación. El TUERTO levanta la falda de BESS. Se desata los pantalones. Le separa los muslos. BESS ya no opone resistencia. Tan sólo llora en silencio.

      TUERTO:
      Ahora, niña, no pierdas detalle.


      El TUERTO gime como un perro. BESS aprieta los labios para no gritar. Mira el camino a través de la ventana. Afuera, anochece sobre los árboles del bosque. Pero el camino sigue vacío.


      3. – Ext. Patio de la posada. Anochecer.

      Ajustándose los pantalones, el TUERTO sale de la posada. El CAPITÁN, cerveza en mano, observa el fondo del pozo desde el brocal. La mesa, ahora volcada, sostiene los tres mosquetes. El TUERTO, sin mediar palabra, coge su mosquete. Se embosca junto al árbol a la izquierda de la entrada. El BARBUDO apura su cerveza. Mira la ventana de Bess.


      4. – Int. Habitación de Bess. Noche.

      El BARBUDO lame la mejilla de BESS, que mira desesperada el cañón de la pistola. Estira el brazo izquierdo hacia el gatillo. Sin notarlo, el BARBUDO sigue a la tarea. La soga muerde la muñeca de BESS. Su piel sangra, mientras estira la mano en pos del gatillo.

      El BARBUDO hunde su rostro jadeante a la derecha del cuello de BESS. No aprecia el terror en sus ojos cuando BESS cree oír cascos de caballos, mirando el camino vacío bajo la luz de luna.

      BESS logra tocar el gatillo de la pistola atada. Se da cuenta de que es imposible moverla para que deje de apuntar hacia su propio costado.

      Enmarcado tras la ventana, un jinete entra al galope en el camino. El BANDOLERO se acerca hacia su perdición. Los ojos de BESS se ensanchan por un momento. Toma una bocanada de aire. La yema de su dedo se mueve a la luz de la luna. Exhala el aire. El dedo toca el gatillo.

      El disparo rompe la noche y rompe el costado de BESS, que muere avisando a su amado.


      5. – Ext. Patio de la posada. Noche.

      En el camino, el disparo frena en seco al BANDOLERO. Vuelve la grupa de su caballo. Quizás piensa en huir. Maldiciendo al cielo, desenfunda su estoque y su pistola. Con las riendas en la boca, espolea al caballo en dirección a la posada.

      El CAPITÁN, de rodillas tras la mesa volcada, apoya su mosquete en el filo de la mesa. Apunta entre los árboles de la entrada. Allí espera emboscado el TUERTO. El BANDOLERO, enloquecido por el odio, galopa por el camino, acercándose más y más a la entrada.

      Atándose sus pantalones, el BARBUDO sale de la posada. Corre hacia la mesa volcada.

      El BANDOLERO franquea los dos árboles. El disparo del CAPITÁN silba a su lado. Rompe el farol.

      El BANDOLERO dispara. Destroza el cráneo del CAPITÁN. Cae muerto en el suelo empedrado.

      Y el BANDOLERO blande su estoque, apuntando al BARBUDO, que corre desarmado por el patio.

      El BANDOLERO hace saltar a su montura sobre la mesa volcada. Desde su escondrijo, el TUERTO le dispara. La bala impacta en la espalda del BANDOLERO. Cae al empedrado.

      El TUERTO y el BARBUDO se acercan al BANDOLERO. Su sangre mancha el patio. Tocan con el pie su costado. Está muerto. En su muñeca, todavía tiene atada la cinta que su amada le regalara.


      Epílogo. – Ext. Patio de la posada. Anochecer. Tiempo después.

      El viento mueve nubarrones grises que descargan una lluvia fina pero persistente. Los últimos rayos de sol desaparecen sobre las copas amarillas de los árboles del bosque, tiñendo de rojo la campiña. Tonos que se vuelven plata cuando la luna llena surge entre las nubes.

      Un BANDOLERO fantasmal galopa hasta la ventana de la posada. Desmonta. Los postigos de madera se abren. El rostro fantasmal de BESS aparece tras los barrotes. Atravesando los barrotes, ambos unen sus bocas translúcidas, en un prolongado beso a la luz de la luna. FUNDE A NEGRO.

      BANDOLERO: (off)
      Entonces espérame a la luz de la luna. Vigila
      por mí a la luz de la luna. Vendré a ti con la luz
      de la luna, aunque el infierno cierre mi camino.


      FIN

      Aunque el infierno cierre mi camino.
      24 de Octubre de 2005, por Ignacio Fernández Rossi.
    • Jon
      Jon
      Bronce
      Registro: 09-13-2006 Artículos: 3.927
      No habría estado de más poner la canción que lo inspira ;)



      Mola cacho.
    • Maroto77
      Maroto77
      Bronce
      Registro: 03-14-2009 Artículos: 14.485
      Sip, en mi opinión Loreena McKennitt le pega un palo a Enya, que es mucho más comercial y previsible.

      De esta mi canción favorita es "Caravanserai", realmente estremecedora. El directo que celebró en la Alhambra tuvo que ser increíble. I wish I was here :D

    • romannalo
      romannalo
      Bronce
      Registro: 02-24-2010 Artículos: 114
      jajjajajaaj el del gorila muy bueno
    • Maroto77
      Maroto77
      Bronce
      Registro: 03-14-2009 Artículos: 14.485
      Bump para un colega :D
    • Quisqueya
      Quisqueya
      Bronce
      Registro: 12-01-2009 Artículos: 1.610
      Geniales!!
    • Maroto77
      Maroto77
      Bronce
      Registro: 03-14-2009 Artículos: 14.485
      ¿Cuál te gustó más? Supongo que...
    • Quisqueya
      Quisqueya
      Bronce
      Registro: 12-01-2009 Artículos: 1.610
      original de Maroto77
      ¿Cuál te gustó más? Supongo que...
      El del Gorila, buenísimo!!!
    • Maroto77
      Maroto77
      Bronce
      Registro: 03-14-2009 Artículos: 14.485
      Me gusta que te guste.



      Yo ahí me identifico con el... marido :facepalm:

      Lo saqué de un par de libros de leyendas urbanas que eran leerlos y tener que sujetarse la mandíbula.
    • Quisqueya
      Quisqueya
      Bronce
      Registro: 12-01-2009 Artículos: 1.610
      Yo con...ella (la pobre... lo que tuvo que sufrir cuando se enteró):D

      Me alegro de que se lo pasara tan bien, después del dolor de cabeza =)
    • Maroto77
      Maroto77
      Bronce
      Registro: 03-14-2009 Artículos: 14.485
      Jajajaj.

      Entonces era cierto eso que se dice de las aspirinas. :D
    • zapirainbros
      zapirainbros
      Básico
      Registro: 07-02-2013 Artículos: 1
      Estimado MAROTTO77 Soy dueno de una productora de video independiente en miami y navegando la web encontre este sitio con varios guiones adaptados por ud, y la verdad me encantaria que pudiesemos comunicarnos
      a ud le agradeceria me dijera cual es la mejor manera de que hablemos sin mas atte: ZapirainBros Producction.
    • 1
    • 2