El Poker Y La Depresion

    • CORAB
      CORAB
      Bronce
      Registro: 03-27-2010 Artículos: 57
      He leido mucho sobre el poker, la estrategia, el tilt, las horas en que es mejor jugar para que los contrarios esten cansados, etc De todo ello he aprendido lo poco que se y me ha permitido ser un horrible jugador, cuando antes era un patetico analfabeto, ni que decir tiene que el cambio es tremendo, he pasado de perder mucho a perder lo mismo, pero sabiendo que pierdo porque no se jugar.

      Pero hay un aspecto del que no he leido nada aunque quizas haya algo en niveles a los que nunca llegare, cualquiera por encima de bronce, y es la importancia del estado animico en el poker y en tu juego.

      Todos sabemos que en estados de gracia ("on fire") todo sale bien, solo hay que ver a Messi, pero..... y cuando el estado es de desgracia: down, down down que sucede entonces: BADBEATS, ligas AKo, subes tus 4BB y te tiran con un color runner runner un tio que te aguanto con 27o.

      Por supesto recibes mas 27o que AA ó KK (o al menos te lo parece) y siempre por encima de tu estadistica estimada, pero te queda cabrearte o asumir tu mal juego, !como si fuese una novedad, que ya se que soy malo coño!! si yo no pongo el dinero otro no lo podra ganar despues.

      Hasta aqui nos ha pasado a todos, pero vamos a dar un paso mas, como es el juego cuando se esta padeciendo una DEPRESION SEVERA???

      Esto os lo puedo explicar con detalle, en primer lugar juegas con un aspecto fisico lamentable, dejado y con manchas de todo lo que se te cae o te tiras, sin querer, por encima. suerte que no se usa la videoconferencia. Te quedas comtemplando embobado la pantalla, sin mover un musculo, sin parpadear apenas evacuando gases y rascandote las diferentes partes mas (ya os lo imaginais) del cuerpo.

      La diferente medicacion antidepresiva que tomas ayuda a que puedas fijar la vista en la pantalla sin pestañear, pero sin ver nada ni entender que esta pasando, juegas de forma compulsiva, respetando las tablas y las fases, pero sin saber muy bien porque lo haces, total mientras estas hipnotizado con el juego no piensas, y de eso se trata de estar en trance y no pensar. Por supuesto cuando pasa algo que no esta contemplado en tablas tu capacidad de analisis es debil y no sabes salir.

      Es tambien necesario realizar cortas y ansiosas respiraciones mas profundas para aliviar el peso que sientes sobre estomago, pulmones y cuello.

      Pero ahora viene lo mejor, aun bajo estos condicionanates no positivos, si repetamos las tablas, y nadie nos juega 27o contra nuestros AA, porque si lo hace nos ganara, llegaremos cerca de las mesas finales, o a la propia mesa final con una cierta facilidad, ojo cierta faciilidad, no comodidad,.

      Por tanto LA ESTRATEGIA BASICA FUNCIONA, si eres un aburrido jugador dispuesto a repetir monotonamente el mantra llegas al final o cerca. Pero, pero.....

      Como acaba la historia, en primer lugar el sueño hipnotico del valium o del rohipnol hacen de las suyas y pegas alguna microcabezada, los ojos se te nublan y no ves claramente definidas las cartas ni las fichas, ademas la estrategia basica te hace llegar, pero cortito de fichas, no como chp leader, quizas como "cheap leader".

      Ahora es cuando estas muerto en el poker, en tu vida tambien, pero aqui mas, no tienes capacidad de analisis, no tienes imaginacion, no eres impredecible para hacer algun tipo de jugada elaborada, imaginativa, arriesgada o lo que sea, solo sabes machacar las tablas y pedir al valium un AA para ti y un KK para el vecino.

      El final es abierto, como toda buena pelicula, porque puedes acabar en un push equivocado donde te fulminen por todos sitios o bien puedes morir de inanicion y al grito de la mitica frase "A TOMAR PO'L CULO" meter un all in con cualquier cosa y dejar ya de sufrir.

      En conclusion cuando en tramos finales veais a alguin que juega muy academicamente, apararentemente controlando todo loque hace, tened paciencia, quizas tengas la suerte de que sea yo y ya conoceis mi final
  • 13 respuestas